Ambos aparecen en las bases de datos de la Guardia Nacional Bolivariana, con entrenamientos en Cuba. No solo recolectaban información estratégica, también contemplaban nuevas protestas en el país caribeño

Dos ciudadanos venezolanos ligados a la Guardia Nacional Bolivariana quedaron detenidos en Bogotá por supuestamente reclutar y entrenar jóvenes para promover nuevas protestas en Colombia. Ambos fueron interceptados en el barrio 20 de julio y Roma. La justicia colombiana ordenó su expulsión durante 10 años.

Uno de ellos, Marcos Dávila García, tiene vínculos con el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas), con grado de teniente. Según el reporte de El Tiempo, aparece activo al menos hasta 2018, ejecutando operaciones en San Juan de los Morros, estado Guárico.

El expediente de Dávila también incluye sanción administrativa por uso indebido de la fuerza. Adicionalmente, se resalta que hizo curso de fuerzas especiales en Rusia y en Cuba. El otro de los detenidos es Gleimer Alexánder Nazaret, exdirector del Ministerio de las Comunas y agente de base Territorial de Inteligencia.

Se encontraron evidencias de adoctrinamiento, entrenamiento y suministro de logística con el fin de activar «nuevas jornadas de desestabilización del orden público, de la economía e incluso del país». Dichas pruebas que mencionó el medio colombiano comprobarían lo que expertos y figuras políticas internacionales señalaron en las protestas de abril de este año: el chavismo podría tener las manos metidas en los disturbios que dejaron más de 19 millones de dólares en daños y más de 60 muertos tras dos meses de protestas en Colombia

El entonces presidente de Ecuador, Lenín Moreno, fue uno de los primeros en acusar al dictador venezolano Nicolás Maduro.

Oriana Rivas – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.