Bajo el resguardo de las fuerzas de seguridad, una multitud de venezolanos se congregaron el sábado en las afueras de algunos supermercados de Caracas, horas después que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro ordenara a sus dueños bajar los precios en medio de la mayor crisis de alimentos en el país.

La orden obliga a reducir los precios a los niveles de hace un mes a pesar de la hiperinflación que azota a la nación petrolera.

En un supermercado ubicado en una exclusiva zona del este de Caracas, cientos de personas, incluidos bebés, jubilados y niños con discapacidad, hicieron filas por horas en las que reinó el caos.

“¡Tenemos hambre! ¡Queremos comida!”, gritaban en coro.

“En mi casa no comemos tres veces al día”, dijo Mileidy Acosta, una joven de 28 años con tres hijos. “La gente está aquí molesta. A una persona que gane el sueldo mínimo no le alcanza ni para pagar la salsa de tomate”.

Maduro decretó un alza del salario mínimo, aunque a la tasa del mercado paralelo representa sólo dos dólares por mes. La moneda venezolana, el bolívar, se ha debilitado alrededor de un 98 por ciento frente al dólar en el último año.

Los precios de los alimentos básicos aumentan casi a diario en un país donde ya muchos tasan en dólares su mercancía pese a que la población no tiene forma de comprar divisas debido al férreo control de cambio que mantiene el Gobierno.

Con una inflación, que según una medición del Congreso controlado por la oposición llegó a cuatro dígitos en 2017, las filas en los supermercados habían disminuido por lo costoso que resultaban el arroz, la harina de maíz o los huevos.

El presidente Maduro culpa a la oposición, Estados Unidos y a los empresarios de librar una denominada “guerra económica” contra su Gobierno.

Los críticos, en cambio, afirman que la crisis se debe a estrictos controles de divisas y de precios, que están vigentes desde hace más de una década, y a una política económica mal planificada.

“Esto no nos ayuda. Después no surten. Y si no lo surten, comemos solamente estos días. No va a traer más nada”, dijo Edgar Romero, un percusionista, de 45 años, que agregó que inicialmente apoyó a Maduro. “Pero tenemos que comer”, agregó.

A través de: Voz de América

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.