Cada noche miles de venezolanos temen ser expulsados de sus habitaciones y casas por no pagar la renta. Sus trabajos desaparecieron, junto a la economía informal, en medio del aislamiento preventivo decretado hace dos semanas y que el presidente colombiano, Iván Duque, acaba de alargar hasta el 26 de abril.

Muchos, ya en la calle, decidieron caminar más de mil kilómetros hacia la frontera, pese a que está cerrada y no hay gasolina al otro lado para poder movilizarse hacia su destino final. El virus del PCCh (Partido Comunista Chino) los puso a elegir entre quedarse en las calles colombianas o intentar volver junto a sus familiares y amigos.

Este es el caso de Yuri Mendoza de 17 años. Tiene cinco meses de embarazo y lleva casi dos semanas caminando hacia Venezuela desde Cali, la tercera ciudad de Colombia. Vendía gaseosas y dulces en los semáforos, pero a causa del aislamiento, la policía no le ha permitido salir más a trabajar.

“Venezuela es mi hogar y si me pasa algo, será allá”, dice Mendoza. Por eso decidió enfrentar nuevamente las montañas andinas a pie, tal como lo hizo hace más de un año, pero en sentido contrario.

Muchos venezolanos en Colombia dicen que no han podido encontrar trabajo en un país donde las empresas permanecen cerradas. (Imagen alianza/ AP Photo/ F. Vergara/ via DW)
Muchos venezolanos en Colombia dicen que no han podido encontrar trabajo en un país donde las empresas permanecen cerradas. (Imagen alianza/ AP Photo/ F. Vergara/ via DW)

Muchos se arriesgan a volver a Venezuela pese a que allá les espera una economía que está sufriendo la peor crisis en la historia del continente. Una depresión que probablemente se va a profundizar por la caída de los precios del petróleo. A eso se le suma el colapso de su sistema sanitario que no está en condiciones de enfrentar esta epidemia.

Por eso, tener que volver, es lo que menos quiere Juan Carlos Atacho, de 32 años, quien lleva viviendo un año en un barrio humilde de Bogotá. Dice que solo regresaría a su país como última opción. Pero es muy posible que le toque hacerlo si se extiende mucho más el aislamiento. Atacho, que tiene hasta el 10 de abril para pagar su habitación, sostenía su hogar gracias al empleo como auxiliar en una peluquería. Ganaba unos 7 dólares al día. Pero el negocio cerró junto a la mayoría del comercio en el mes de marzo, dejándolo sin una fuente de ingresos para sobrevivir junto con su esposa y sus tres hijos de 2, 7 y 9 años.

Como la frontera está cerrada, Atacho teme recurrir a los pasos informales controlados por grupos dedicados al contrabando y el narcotráfico. “Volver a pasar por las peligrosas trochas, es otra de las situaciones que no quisiera repetir con mis hijos”, dice Atacho, mientras recuerda cómo le arrebataron su celular como pago para entrar a Colombia.

Ante la creciente ola de gente que está llegando a la frontera y para evitar que migrantes enfrenten riesgos, Migración Colombia está negociando con las autoridades venezolanas para mantener un corredor humanitario que permita el regreso de más ciudadanos a su país.

“Nos parece un tema complejo, pues no queremos tener venezolanos, ni a ningún ciudadano transitando por las carreteras porque estamos en cuarentena”, aseguró Felipe Muñoz, asesor presidencial para la Migración desde Venezuela. Dijo que están coordinando con las autoridades venezolanas para que los dejen ingresar. “Han dejado entrar a un grupo más o menos de mil” en los últimos días, puntualizó Muñoz, quien espera que Venezuela siga recibiendo a su gente.

videoinfo__video2.bles.com||c7fae229d__

Ad will display in 09 seconds

Las dificultades para los migrantes no terminarán pronto. Y mientras la pandemia siga creciendo, continuará bloqueada la economía informal y con esta seguirán en aumento los desalojos en todo el país. A la fecha, Colombia ha confirmado 1.579 casos de personas infectadas y 46 muertos a causa del virus del PCCh.

Fuente : DW.

Te puede interesar: La estrategia del régimen chino para liderar la economía mundial en medio de la pandemia

Temas: Categorías: América Venezuela

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.