Redacción BLes – El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos sancionó el lunes a una empresa de defensa de origen chino que opera en EE.UU. acusada de vender al régimen de Maduro en Venezuela equipos de hardware utilizados para reprimir y perseguir a los opositores del régimen comunista. 

La empresa sancionada figura en los registros públicos bajo el nombre de China National Electronics Import & Export Corporation (CEIEC). Fue acusada por Estados Unidos de apoyar los esfuerzos del presidente venezolano Nicolás Maduro de socavar la democracia, según reportó Free Beacon.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos dijo en un comunicado que la compañía china apoya al gobierno izquierdista de Maduro en sus “esfuerzos para restringir el servicio de Internet y realizar operaciones de vigilancia digital y cibernéticas contra oponentes políticos”.

“Estados Unidos no dudará en apuntar a cualquiera que ayude a reprimir la voluntad democrática del pueblo venezolano y otros en todo el mundo”, continuó diciendo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en el comunicado.

La CEIEC comenzó a ofrecer servicios a Venezuela en el año 2017, comerciando gran parte de sus productos y brindando soporte al gigante estatal de las telecomunicaciones, la Compañía Nacional de Teléfonos de Venezuela (CNTV), que tiene el control del 70 por ciento de los servicios de internet de todo el país.

Entre los artículos y servicios comercializados con el régimen venezolano, se encuentra la incorporación de un sistema de vigilancia de miles de millones de dólares, que contó con la instalación de 30.000 cámaras en todo el país.

Desde principios de año que Estados Unidos anunció nuevos y fuertes controles a las exportaciones para evitar que entidades en Venezuela, China y Rusia puedan adquirir tecnología estadounidense y la usen con fines militares.

Le recomendamos: 

Las restricciones buscan evitar el desarrollo de armas, aviones militares o tecnología de vigilancia a través de cadenas de suministro civiles, o al menos en apariencia civiles, para uso militar, informó la administración Trump en reiteradas ocasiones.

Según reportó Reuters, tanto el régimen chino como el venezolano se mostraron en desacuerdo con las medidas tomadas, y China incluso amenazó con tomar las medidas que sean necesarias para proteger a sus empresas en el exterior.

En las últimas semanas, el presidente Trump ha fortalecido su compromiso en luchar contra el comunismo y ha sancionado a muchas empresas chinas que tienen relación con el ejército chino y las prácticas de trabajo esclavo. 

El presidente Trump emitió una orden ejecutiva en la que fue determinante respecto a la injerencia del régimen chino en EE. UU. y sus intenciones de beneficiarse de los capitales americanos con el propósito de desarrollar su aparato militar:

“La República Popular China (PRC) está explotando cada vez más el capital estadounidense para obtener recursos y permitir el desarrollo y modernización de su aparato militar, de inteligencia y de seguridad. Esto está provocando que la República Popular China [el PCCh] amenace directamente la patria de los Estados Unidos y las fuerzas estadounidenses en el extranjero”.

Andrés Vacca – BLes