Redacción BLes-  Estados Unidos logró interceptar y desviar cuatro buques cisterna frustrando otro intento del dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, por importar petróleo desde Irán violando las sanciones impuestas a su régimen.

El juez estadounidense, Jeb Boasberg, emitió la orden de confiscación de más de 1.1 millones de barriles de gasolina transportados en los buques, a solicitud de los fiscales, de acuerdo con un informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ), del 14 de agosto. 

Para desviar el rumbo de los tanques cisterna no fue necesario el uso de las armas, las autoridades amenazaron a los propietarios de los barcos, a las compañías aseguradoras y a los capitanes con sancionarlos, según AP. 

El cargamento había sido enviado por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), de Irán, designada como una organización terrorista extranjera.

En represalia por el decomiso del combustible, la marina de Irán asaltó un buque pero fracasó en el intento, según el Comando Central de los Estados Unidos (CENTCOM) que publicó un video de la fracasada operación iraní.  

“Hoy en aguas internacionales, las fuerzas iraníes, incluyendo dos barcos y un helicóptero “Sea King”, superaron y abordaron un barco llamado ‘Wila’”, tuiteó @CENTCOM

El valor del combustible decomisado podría entregarse al Fondo para las Víctimas del Terrorismo Patrocinado por Estados Unidos, dado que fue incautado a un Estado patrocinador del terrorismo. 

Otro envío de combustible iraní, efectuado en mayo, se entregó sin contratiempos en Venezuela, lo que fue celebrado por los regímenes de los dos países.

En ese caso Maduro envió jets militares y buques de guerra para escoltar los buques cisterna transportadores. 

El régimen de Maduro tomó el poder de Venezuela, y desde entonces la nación con las mayores reservas de petróleo del mundo sufre privaciones de todo tipo.

Por su parte, la Subsecretaria Adjunta del Departamento de Estado de los Estados Unidos para Cuba y Venezuela, Carrie Filipetti, se refirió a la situación de los venezolanos. 

“Mientras que el pueblo venezolano ha sufrido la falta de acceso a los alimentos básicos y a la atención médica, el régimen de Maduro ha utilizado el dinero que tiene no para mantenerlos, sino para devolver los préstamos malos a las personas malas”, dijo Filipetti, según VOA.

Agregó: “Están pagando a Rusia por el apoyo militar y el equipo en lugar de comprar comida para el pueblo venezolano. Están enviando petróleo y gasolina gratis, mientras que el pueblo venezolano hace cola durante horas simplemente con la esperanza de llenar sus tanques de gasolina”.

Añadiendo luego: “Y por supuesto, están priorizando la entrega de equipos de vigilancia de China sobre la entrega de los tan necesitados suministros humanitarios”.

José Hermosa – BLes.com