Redacción BLes – Mauricio Macri, presidente de Argentina, confirmó la decisión de su país y de un grupo de países latinoamericanos de denunciar en unas semanas al presidente venezolano, Nicolás Maduro, ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) por ‘crímenes de lesa humanidad’.

En concreto, Macri ha apuntado a sus vecinos regionales de Chile, Colombia y Paraguay, como los países que llevarían al líder ‘chavista’ ante la corte de La Haya.

Efectivamente, el canciller de chile, Roberto Ampuero anunció en la radio local Cooperativa su intención de denunciar al presidente Maduro por estos crímenes.

El nuevo presidente de Colombia, también ha hablado abiertamente de ir a La Haya con Macri para denunciar a Maduro de crímenes de lesa humanidad, que han llevado al éxodo masivo de venezolanos a Colombia

Es posible que Perú también se sume al grupo de demandantes, ya que el ministro de Exteriores de Perú, Néstor Popolizio, anunció en julio en una entrevista al diario local El Comercio que había acercamientos de varios gobiernos para presentar “una propuesta conjunta” en el TPI que impulse las investigaciones contra Maduro.

El tema de la violación sistemática de los derechos humanos en Venezuela, no es nuevo, es un asunto que ya se trató la última vez que se reunió el Grupo de Lima. En este caso parece ser que el presidente de Argentina ha tomado el liderazgo para concretar la denuncia ante el tribunal internacional.

El Gobierno de Venezuela no se ha pronunciado sobre estas acusaciones de violaciones, aunque anteriormente negó rotundamente la vulneración de derechos humanos en su país.

De cualquier manera, ya la fiscal jefe del TPI, Fatou Bensouda, dijo el 8 de febrero de 2018, que comenzó una evaluación preliminar sobre los presuntos crímenes cometidos en Venezuela, tanto por la fuerza pública como por “grupos de manifestantes”, en el contexto de las protestas contra el Gobierno de Maduro. La CPI tiene jurisdicción en casos de genocidio, crímenes contra la humanidad o crímenes de guerra hayan sido cometidos a partir del 1 de julio de 2002.

Desde hace algún tiempo, diferentes gobiernos de la región ya habían expresado su desacuerdo por la forma es la que Venezuela estaba manejando la situación de orden público, y en su momento presentaron sus denuncias. En julio de 2017, más de cien senadores de Chile y Colombia, liderados por el ahora presidente de Colombia, Iván Duque, hicieron una denuncia contra el presidente venezolano ante la Corte Penal Internacional.

Asimismo, en septiembre de 2015, el procurador del momento, de Colombia, Alejandro Ordóñez, radicó un informe, ante la fiscal jefe del TPI, denunciando crímenes de lesa humanidad por parte del presidente Maduro y agentes militares de su gobierno.