En Venezuela el hambre, la escasez de alimentos, la hiperinflación, la falta de servicios públicos básicos como agua y las constantes fallas eléctricas venían marcando la desesperación de sus ciudadanos; ahora en tiempos de cuarentena por la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino)  la falta de gasolina es la característica que complica la situación para muchos, sumado al incremento del dólar paralelo en los últimos días, lo que se traduce en menos poder adquisitivo y alza de los precios de la cesta básica en el país sudamericano.

Si bien la cuarentena, al igual que otros países, trae consigo sus consecuencias económicas y productivas propias de la parada de toda una nación; en Venezuela que ya se padecía una crisis humanitaria de históricas proporciones por el socialismo de Maduro, ahora sin combustible y con el récord del dólar paralelo, el deterioro de las condiciones de vida mínimas es aún más acelerado, en momentos en que los alimentos comienzan a escasear por la ausencia de suministro de gasolina y lo inaccesible de los costos que se disparan en la mañana y en la tarde.

Estos jueves habitantes de diferentes localidades rompieron las medidas de seguridad en el marco de la cuarentena y salieron a reclamar suministro de comida y de gasolina, lo que se salió de control y lo que inicialmente se trataba de una protesta por la escasez y la desmesurada alza de los precios de los alimentos, se tornó violenta.

A través de las redes sociales fueron difundidas imágenes y videos en los que se ven las situaciones irregulares así como también, la represión de funcionarios de la Guardia Nacional (GN) a dichas manifestaciones.

Bolívar

En Upata, estado Bolívar y en el municipio Ezequiel Zamora, en el estado Monagas, se reportaron nuevos disturbios por la carencia de alimentos que se agudiza cada vez más en los sectores populares y por los altos precios en los productos.

Se desconoce con exactitud cuántos comercios se han visto afectados por la situación. Ante los hechos la Cámara de Comercio del municipio Piar, al sur del estado Bolívar, pidió apoyo a los organismos de seguridad para controlar la situación.

Medios locales reseñan que los enfrentamientos violentos dejaron al menos 33 detenidos, seis heridos y un fallecido, este último, tras recibir dos disparos en la cabeza. Según información confirmada por el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, la víctima fatal responde al nombre de Charlis Antonino Nuñez, de 29 años de edad, quien recibió dos impactos de bala en la cabeza tras participar en protesta en Upata.

Barinas

En el estado Barinas conductores de Socopó, en el municipio Sucre, cerraron la entrada al pueblo en protesta al manejo en la venta de gasolina. Los manifestantes argumentaron que en las estaciones de servicio solo expenden a ciertos sectores, pero no a la sociedad civil.

Fuente: Panampost

Le puede interesar: ¿Qué tienen en común los países más afectados por el coronavirus?