Redacción BLes– Según un informe publicado recientemente por Neonnettle, un nuevo movimiento que se posiciona en contra del aborto habría generando que unas ocho localidades de Texas voten para convertirse en lo que llamaron, “ciudades santuario para los no nacidos”.

Las ocho localidades pro vida lograron prohibir las prácticas abortivas en su territorio, y además le otorgan a las familias que hayan sufrido un aborto la posibilidad de demandar al abortista responsable por “angustia emocional”.

El director de Right to Life of East Texas, Mark Lee Dickon, ha estado viajando por Texas para promover las ordenanzas que defienden la vida de los no nacidos, e impulsando, en muchos casos con éxito, a que aprueben leyes para impedir que las clínicas de aborto ingresen a las ciudades.

Right to Life of East Texas, es una asociación sin fines de lucro que tiene la misión de impulsar legislaciones y promover el derecho a la vida y la prohibición del aborto. Además de la parte legal, cuentan con un sistema de ayuda a las madres, asesoramiento psicológico y atención médica. 

Dickson también dijo que los miembros de la familia deberían poder demandar a un abortista, o cualquier persona que colabore en un aborto dentro de los límites de la ciudad, aunque no se puede tomar ninguna acción contra la madre misma.

Acorde a lo reportado por Fox News, la localidad de Waskom, Texas, que limita con Luisiana, afirma ser la primer ciudad del país en convertirse en una “ciudad santuario para los no nacidos”, a partir de una resolución aprobada por unanimidad, por cinco miembros del concejo municipal a principios de junio.

Mark Dickon, fue el promotor de la mencionada legislación, que posteriormente se aplicó también en otras siete localidades y apunta a seguir expandiéndose. 

Dickon le recalcó a Fox News, que la importancia de la legislación en Waskom radica en que, debido a que la recientes ley pro-vida en Louisiana es tan fuerte, había un riesgo inminente de que alguna clínica de abortos se mude un día a Waskom.  

Algunas ciudades como Mineral Wells, Omaha y Jacksboro, han decidido rechazar la ordenanza, e incluso, por consejo de los abogados de la ciudad, amenazaron con emitir una acción legal.

Esto no ha detenido a Dickson, quien continúa avanzando pueblo tras pueblo, luchando por generar legislaciones que impidan el avance de la industria del aborto.

“Esta es una postura firme de que los bebés no serán asesinados en nuestras ciudades”, dijo Dickson. “Necesitamos ponernos de pie junto a nuestros líderes para poner fin a este Holocausto de una vez por todas”.

Andrés Vacca – BLes.com