El paquete de leyes que aprobó Lacalle Pou en el inicio de su gobierno sobrevivió un intento de la izquierda por derogarlo, por menos de un uno porciento.

El electorado uruguayo concurrió este domingo a las urnas para votar en el referéndum para derogar la Ley de Urgente Consideración (LUC), piedra angular del programa de gobierno del presidente Luis Lacalle Pou.

Con la totalidad de los votos escrutados, la Corte Electoral confirmó que ganó el “NO” por el 48,05%, es decir, no derogar la ley más importante del gobierno y que el propio Lacalle dijo que no podría gobernar sin ella.

El “SI”, convocado por la izquierda, obtuvo el 47,06%, pisándole los talones al gobierno. El Frente Amplio y la central sindical nacional PIT-CNT habían logrado juntar más de 800.000 firmas para derogar 135 de los 476 artículos de la LUC.

Entre ellos se quiso derribar las expansiones a la legítima defensa, el derecho a portar armas para policías retirados, la prohibición de los piquetes que cortan la circulación de espacios públicos, el aumento de las penas para menores de edad, la eliminación de la obligatoriedad de la educación inicial, la habilitación de pagos de sueldos en efectivo, la facilidad del proceso de desalojo de ocupas, la norma de “apariencia delictiva” y la regla fiscal para que no se suban impuestos.

Cabe destacar que un sector de la izquierda, muy minoritario pero dado el estrecho margen de victoria tal vez muy importante, llamó a votar en blanco.

El Dr. Gustavo Salle, líder de Identidad Soberana, dijo que votar a favor o en contra es entrar en un debate con los “vende patria de los multicolores y los frenteamplistas“.

Y también explicó por qué no llamó al voto Nulo: “El voto anulado es funcional al SI. Luché contra la esclavitud banquera, el SI nos entrega nuevamente a la oligarquía financiera. Por esa razón estratégica, voto en blanco“.

Por su parte, un sector de la derecha y libertarios pidieron votar anulado, para demostrar su rechazo al gobierno de Lacalle Pou pero sin votar a favor o en contra de la LUC, ya que están a favor de varios artículos de esta ley ómnibus.

Una importante cantidad de los 80 mil uruguayos que anularon su voto, apoyan la LUC pero rechazan muchas cosas de este gobierno, como su apoyo a movimientos feministas, las extremas restricciones sanitarias o la falta de transparencia.

Si bien la idea de votar nulo o en blanco se originó en redes sociales por un minúsculo grupo, terminó obteniendo casi el 5% de los votos totales, un resultado que en el actual panorama bipolar de la política uruguaya (Coalición Multicolor/Frente Amplio), no debe minimizarse.

El periodista y autor Federico Leicht celebró este resultado de tercera posición: “Yo me voy a dormir en paz: por lo menos hay un 5 por ciento de uruguayos que entiende que esto era entre mierda y mierda“.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.