Redacción BLes – El analista legal y comentarista de Fox News, Gregg Jarrett, calificó la audiencia del miércoles ante el Comité Judicial de la Cámara como una “parodia de la justicia”.

El presidente Jerrold Nadler (demócrata de Nueva York) al frente del Comité Judicial reunió a cuatro profesores de derecho -tres de ellos liberales- que se conocen como detractores del presidente Trump. Durante su testimonio de un día, la hostilidad fue tangible, comentó el especialista.

Asimismo realizó un resumen en base a lo que desarrolló y lo que ‘testificaron’ los académicos. Estos son algunos de los detalles que recabó:

1-Profesor de Derecho de la Universidad de Harvard Noah Feldman

Los prejuicios y la enemistad de Feldman no deberían sorprender a nadie que haya seguido sus comentarios en Twitter contra el presidente, como señaló rápidamente la Casa Blanca.

Feldman ya había prejuzgado la culpa de Trump cuando escribió una columna hace dos meses declarando que el presidente había cometido un “quid pro quo” inconstitucional al pedirle al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky que investigara la conducta del ex vicepresidente Joe Biden.

Sin embargo no existe evidencia de un quid pro quo en ninguna parte del registro de la llamada telefónica de Trump-Zelensky del 25 de julio, de hecho las transcripciones se han hecho públicas.

Apenas dos meses en el cargo, el presidente Trump cuestionó públicamente si las agencias de inteligencia podrían haberlo interceptado. El tuit del presidente en ese sentido constituyó “el riesgo de juicio político”, según el profesor.

A esto Jarrett acotó: “En verdad, tienes que reírte de una afirmación tan ridícula”.

2-Profesora de Derecho de la Universidad de Stanford Pamela Karlan

Karlan expresó una profunda ira desde el comienzo de la audiencia del Comité Judicial al afirmar que fue insultada por la sugerencia de un miembro republicano al decirle que los profesores eruditos no habían digerido suficientemente todas las pruebas, especialmente el informe de 300 páginas de Schiff publicado la noche anterior, que solo fue aprobado por los demócratas y rechazado por los republicanos.

Karlan afirmó, sin evidencia, que Trump había “exigido la participación extranjera en nuestras próximas elecciones”. Pero, ¿cómo podría saber eso? Presumió un motivo y se lo atribuyó al presidente.

En ninguna parte de la transcripción de la llamada Trump-Zelensky hay una demanda de nada. Zelensky ha declarado en repetidas ocasiones que nunca recibió presión y en la llamada tampoco se menciona la elección presidencial de EE. UU. de 2020.

Por el contrario, el interés de Trump parecía centrarse en las posibles irregularidades de Biden como vicepresidente cuando Biden exigió el despido de un fiscal que investigaba a la compañía ucraniana de gas natural que le pagaba a su hijo Hunter una cantidad exorbitante de dinero cada mes para servir en su junta directiva.

Karlan perdió toda credibilidad cuando le dio una puñalada grosera al hijo adolescente del presidente Trump y dijo: “La Constitución dice que no puede haber títulos de nobleza … así que, si bien el presidente puede nombrar a su hijo Barron, no puede convertirlo en un barón”. 

3-Profesor de Derecho de la Universidad de Carolina del Norte Michael Gerhardt

Gerhardt acusó a Trump de atacar la Constitución y lo comparó con un monarca, resucitando el Informe Mueller como evidencia, el cual no probó ninguna colusión de la campaña de Trump con Rusia. 

Gerhardt corrió aburridamente de un punto a otro mientras tropezaba con una declaración que parecía no haber leído de antemano. 

Denunció el ejercicio de Trump de un privilegio ejecutivo legalmente reconocido como “obstrucción”, ignorando que los presidentes anteriores, incluido Barack Obama, habían hecho lo mismo en respuesta a las citaciones del Congreso.

4-Profesor de derecho de la Universidad George Washington Jonathan Turley

Turley fue el único testigo que los republicanos podían llamar. Fue el más serio y objetivo entre los cuatro profesores, a juicio del comentarista.

El académico comenzó dejando en claro que no es un partidario del presidente Trump.

“Uno puede oponerse a las políticas o acciones del presidente Trump, pero aun así concluir que el actual caso legal de juicio político no solo es lamentablemente inadecuado, sino que, en algunos aspectos, es peligroso como base para el juicio político de un presidente estadounidense”, declaró el académico.

Turley advirtió que el Congreso dividiría y enajenaría aún más a la nación al buscar la destitución sin mérito.

Asimismo advirtió que una destitución acelerada sin evidencia clara y convincente, especialmente sobre la cuestión de la obstrucción, sería un abuso de poder por parte del Congreso. “Estás haciendo precisamente lo que estás criticando al presidente por hacer”, dijo. 

“La acusación debe basarse en pruebas, no presunciones”, observó Turley. “No veo pruebas de un quid pro quo”. Argumentó que hay “una escasez de pruebas y una gran cantidad de ira” que impulsa a los demócratas. 

La acción del presidente Trump de pedirle a Ucrania que investigue a Biden “no lo convierte en un caso plausible de soborno”, remató Turley.

Falta de apoyo

Mientras la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (Demócrata por California) parece estar nerviosa por no conseguir los votos necesarios para apoyar la impugnación desde su mismo partido y pareciera querer dilatar el proceso, el presidente Trump hizo referencia a la audiencia en un hilo en su cuenta de Twitter pidiendo que apresuren la gestión, sugiriendo que en el Senado hay más republicanos y pueden llamar a los testigos que consideren:

“Los demócratas de “no hacer nada” tuvieron un día históricamente malo ayer en la Cámara. No tienen ningún caso de acusación y están degradando a nuestro país. Pero nada les importa, se han vuelto locos. Por lo tanto, digo que si me van a impugnar, háganlo ahora, rápido, para que podamos tener un juicio justo…..

juicio en el Senado, y para que nuestro país pueda volver a los negocios. Haremos que Schiff, los Bidens, Pelosi y muchos más testifiquen, y revelaremos, por primera vez, cuán corrupto es realmente nuestro sistema. Me eligieron para “Limpiar el pantano”, ¡y eso es lo que estoy haciendo!”

[SÚMATE A NUESTRO GRUPO “HISPANOS POR TRUMP” Y DÉJANOS TU OPINIÓN]

Te puede interesar: Clinton-China: La verdadera colusión (Parte 1)

videoinfo__video2.bles.com||732de8603__

Ad will display in 09 seconds