En noviembre de 1965 el avión TC48 de la Fuerza Aérea Argentina estaba a punto de enviar tropas para entrenamientos militares en EE. UU. La aeronave partiría desde Panamá y haría escala en El Salvador llevando un total de 68 efectivos entre cadetes, oficiales y suboficiales.

Transcurridos pocos minutos del despegue la aeronave reportó fuego en uno de sus motores e inmediatamente después se perdió toda comunicación. El TC48 había desaparecido y la duda más grande entre las unidades de rescate se centraba entre una colisión en tierra o en mar.

Han pasado 52 años desde aquel desafortunado incidente, sin embargo, muchos familiares han insistido en la posibilidad de que el avión haya colisionado en tierras costarricenses. En el periodo del siniestro algunas unidades militares encontraron restos de chalecos azules en el océano cerca de la zona donde se dio la última comunicación del TC48, no obstante, los familiares de las víctimas aducen que había chalecos naranjas entre los equipos del avión, lo cual les ha hecho conservar la esperanza.

Tripulación del TC48 publicada por el diario Clarín

La búsqueda reveló algo inesperado

En el 2009 la Fuerza Aérea Argentina decidió emprender la búsqueda del TC48 en selvas costarricenses. La operación denominada “Esperanza” se centraba en la búsqueda de rastros que permitieran descifrar el sitio exacto de la colisión. En esta operación comandada por el teniente Juan Duartez se debían internar tropas en la selva de Talamanca, ubicada al sur de Costa Rica.

Durante el primer intento no se encontró ningún indicio del avión siniestrado. A pesar de esto se decidió ampliar la búsqueda con una nueva misión denominada “Esperanza 2”, en la cual no solo se destinaron equipos en tierra, sino que además se hizo lo propio en el Mar Caribe.

Pasada la misión “Esperanza 2” sin ningún hallazgo, se decidió continuar con la búsqueda en una nueva operación denominada “Esperanza 3”. Llevada a cabo entre el 26 de abril y 17 de mayo de 2009.  En esta se encontraron restos arqueológicos de diferentes etapas históricas de Costa Rica. Por ejemplo, había bastiones creados por los colonos para defenderse de los ataques producidos por rebeldes a la corona y también, aún más enigmático, se descubrieron ruinas de una civilización desconocida.

A pesar del infructuoso hallazgo del TC48 las unidades de búsqueda no descartaron la importancia de las estructuras arqueológicas encontradas y decidieron abrir una puerta a la investigación de los nuevos hallazgos por lo cual, en una nueva exploración, se internaron una vez más en la selva con antropólogos e historiadores.

Los resultados dejaron sorprendidos a los investigadores cuando se determinó que el tiempo de creación de las construcciones data de entre 800 y 1500 años y aunque, en principio, parecía un cementerio indígena, resultó ser un sitio de reuniones de una comunidad autóctona que tenía contactos con la civilización maya, aunque de una estructura jerárquica mucho más sencilla.

La expedición que se encargaba de la búsqueda contactó al museo nacional de Costa Rica para que se encargase de la recolección de los objetos construidos en cerámica y piedra, muchos de los cuales eran destinados a usos ceremoniales.

La búsqueda de una aeronave perdida hace más de 50 años dio pie para el hallazgo de una civilización de hace más de 800 años. Los vaivenes de la vida a veces hacen se que encuentre lo que no se busca, pero que se descubra aquello que menos se pensaba descubrir.