Redacción BLes – Una adolescente migrante ilegal reveló “condiciones desgarradoras” en un centro de detención de Texas abierto bajo la administración Biden, en el que los menores migrantes no acompañados eran alimentados con comida en mal estado y mantenidos en tiendas de campaña hacinadas.

El Daily Caller News Foundation dijo que la semana pasada obtuvo un documento judicial en el que una migrante hondureña de 13 años declaró sobre las preocupantes condiciones que ella y otros migrantes detenidos habían sufrido en el centro de detención de Fort Bliss.

La adeolescente dijo que los niños migrantes tenían que dormir en “tiendas de campaña de congelación” donde las luces estaban siempre encendidas y a muchos de ellos les costaba dormir.

“No teníamos privacidad cuando íbamos al baño. Conocí a otras niñas que ya llevaban 15 días en ese edificio y estaban muy asustadas”, escribió en su declaración.

Les servían una comida “horrible”. La chica dijo que les dieron hamburguesas, pero que no pudieron comerlas porque el pan desprendía un olor desagradable. La ensalada estaba empapada y cubierta de condimentos; el arroz estaba muy duro, y muchas veces les dieron pollo ensangrentado y crudo.

Según ella, muchos de los migrantes se deprimieron tanto que recurrieron a hacerse daño. Los empleados del albergue confiscaron objetos por temor a que los niños migrantes pudieran hacerse daño, incluidos utensilios de escritura y tarjetas de identificación de plástico que algunas niñas utilizaban para cortarse.

La adolescente hondureña describió que ella y docenas de otras fueron puestas bajo vigilancia de suicidio y monitoreadas por 24 horas durante 10 días y fueron obligadas a asistir a sesiones de consejería después de ese período.

Además, muchos guardias de seguridad los vigilaban para asegurarse de que no pudieran escapar. Hubo un periodo en el que el personal estaba preocupado por el riesgo de seguridad, y les quitaron a todos los niños sus tarjetas de identificación y sus cordones.

Se les permitía utilizar el teléfono unas dos veces por semana, pero sus llamadas eran grabadas y vigiladas por los consejeros y los trabajadores sociales.

La adolescente dijo que está dispuesta a testificar sobre las condiciones.

En un comentario proporcionado a la Fundación de Noticias Daily Caller, Krish O’Mara Vinarajah -Presidente y Director General del Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados- dijo que “Estas condiciones desgarradoras son emblemáticas de los muchos problemas que existen con el almacenamiento de niños vulnerables por parte de contratistas con poca o ninguna experiencia en bienestar infantil”.

“Los horarios excesivamente controlados, el tiempo educativo y recreativo limitado, la nutrición inadecuada y el acceso insuficiente a los gestores de casos son condiciones profundamente preocupantes a las que ningún niño debería estar sometido”, dijo Vinarajah.

“Estos niños no solo están bajo la custodia de nuestro gobierno; están a nuestro cuidado; su bienestar está mejor servido en entornos que son pequeños, seguros y con licencia en línea con sus mejores intereses”, añadió Vinarajah.

También le recomendamos: El papa Francisco rompe todos los límites y cambia la doctrina cristiana (Video)

Ad will display in 09 seconds

“El objetivo principal ahora y en los años venideros debe ser crear una capacidad permanente y autorizada para eliminar la necesidad de almacenar a los niños en condiciones que puedan traumatizarlos. Podemos, y debemos, acoger a estos niños con compasión y dignidad”, continuó Vinarajah.

El gobierno de Biden abrió en marzo el centro de admisión de emergencia de Fort Bliss, cerca de El Paso (Texas), en un intento de trasladar a los menores migrantes no acompañados fuera de las instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP), según informó Daily Caller, citando al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS). Las instalaciones debían proporcionar un “lugar seguro para descansar” a hasta 5.000 niños migrantes, con servicios prestados por una mezcla de empleados contratados y federales.

Según los datos del HHS, casi 15.000 niños migrantes estaban bajo la custodia del HHS, y algo menos de 1.000 menores estaban en las instalaciones de la CBP a finales de junio.

Dan Knight – BLes.com