Redacción BLes – El resultado de una encuesta de la consultora Rasmussen Report publicada el 2 de julio mostró que una cantidad notable de estadounidenses ya no confía en los funcionarios de la salud pública.

La encuesta realizada a 1.000 estadounidenses entre el 30 de junio y el 1 de julio de 2021, descubrió que uno de cada tres encuestados dudaba de que las vacunas contra la COVID-19 fueran tan seguras como las describe el gobierno.

Cuando se les preguntó si creían que “los funcionarios de salud pública están mintiendo sobre la seguridad de las vacunas contra el COVID-19”, el 32% de los encuestados estuvo de acuerdo. Sin embargo, casi la mitad de ellos dio la respuesta contraria, y el 20% restante no estaba seguro.

El Informe también concluyó que la gente podría rechazar la vacunación debido a su mínima confianza en los funcionarios de salud pública. Sin embargo, el gobierno de EE.UU., en general, se ha esforzado por conseguir que la gran mayoría de los estadounidenses se vacunen.

Entre los que no confían en el nivel de seguridad anunciado por las autoridades, el 21% eran personas vacunadas, y la mitad no estaban vacunadas. Mientras tanto, los que tenían la intención de seguir rechazando la vacunación son el 60%.

La confianza en las autoridades en función de los partidos políticos fue mayor entre los demócratas, ya que solo el 23% de ellos dijo no confiar en la seguridad de las vacunas. Por el contrario, el porcentaje de republicanos no convencidos casi duplica al de su partido contrario (44%). Los no afiliados representaban el 32%.

A una semana del mes de julio, 157.908.171 ciudadanos estadounidenses están totalmente vacunados, lo que supone un 47,6% de la población total.

También le recomendamos: Premio Nobel sobre las vacunas: “A la curva de la vacunación le sigue la de las muertes” (Video)

Ad will display in 09 seconds

Esta cifra se refleja en los porcentajes de vacunados que respondieron a la encuesta de Rasmussen Report. Casi dos tercios de ellos (62%) confirmaron que estaban totalmente vacunados, mientras que el 32% no había recibido las dosis.

Como reflejo del nivel de confianza en las autoridades sobre la seguridad de las vacunas, los vacunados y los que planean vacunarse eran más significativos entre los demócratas (77% y 62%). Comparativamente, esa proporción en los republicanos era respectivamente del 55% y el 36%.

Los encuestados bipartidistas estaban algo más divididos en cuanto a su intención de inyectarse, ya que el 53% de ellos dijo que no se iba a vacunar.

La mayoría de los que no pensaban vacunarse eran mujeres menores de 40 años, con una proporción significativa del 71%.

Los planes de vacunación también están determinados por la situación familiar y el nivel de ingresos. Una vez más, los resultados demuestran que los que ganan menos de 30.000 dólares y son solteros eran menos propensos a vacunarse.

Laura Enrione – BLes.com