Redacción BLes – La revista Journal of Infection publicó el 31 de mayo un nuevo estudio del equipo de Andreas Stang, que refuerza la opinión de que no son necesarias las pruebas masivas para detectar a las personas infectadas por el virus del Partido Comunista Chino (COVID-19). Además, las pruebas son un truco para exagerar la obsesión por la amenaza de la pandemia.

Según Becker News, en pandemias anteriores, el término “casos” se utilizaba a menudo para referirse a los pacientes con síntomas causados por la infección. Sin embargo, desde que la administración Biden asumió el cargo, los medios de comunicación utilizan el término “infecciones” en su lugar.

Esta diferencia en el uso del término parece ser una justificación para organizar pruebas a gran escala del virus PCCh, además de hacer que la gente tenga más miedo a la pandemia.

En un artículo científico titulado “The performance of the SARS-CoV-2 RT-PCR test as a tool for detecting SARS-CoV-2 infection in the population”, el equipo del Prof. Andreas Stang, basándose en 162.457 individuos analizados en Alemania, demostró que las pruebas masivas de COVID-19 eran innecesarias.

El documento decía: “A la luz de nuestros hallazgos de que es poco probable que más de la mitad de los individuos con resultados positivos en la prueba PCR hayan sido infecciosos, la positividad de la prueba RT-PCR no debería tomarse como una medida precisa de la incidencia infecciosa del SARS-CoV-2. Además, nuestros resultados confirman los hallazgos de otros, según los cuales el uso rutinario de los resultados “positivos” de la prueba RT-PCR como patrón de oro para evaluar y controlar la infecciosidad no refleja el hecho de que “entre el 50 y el 75% de las veces que un individuo da positivo en la PCR, es probable que sea postinfeccioso”.

El profesor Carl Heneghan, director del Center for Evidence-Based Medicine, subestimó en diciembre de 2020 el riesgo de transmisión del COVID-19 de las personas asintomáticas positivas al nCoV. La BBC le citó diciendo que una persona infectada por el COVID-19 que no presenta síntomas , después de ocho días, esta persona es casi incapaz de transmitir el virus a la comunidad.

El profesor Heneghan también dijo que el virus permanece en el cuerpo de las personas infectadas con COVID-19 sin síntomas durante semanas, lo que explica que estos casos sigan dando resultados positivos, lo que distorsiona la imagen real del riesgo de la enfermedad. Esto también explica el fenómeno de que el número de casos de COVID-19 aumentó mientras que las personas hospitalizadas se mantuvieron estables.

Los datos de la OMS en enero también muestran que los “casos” semanales han descendido un 20%, a pesar del aumento del 1% en las pruebas.

Henry Werner – BLes.com