El listado de personas apresadas y desaparecidas va en aumento mientras la dictadura se niega a reconocer las manifestaciones. La policía y simpatizantes comunistas salieron armados a las calles

Se registran más de 170 detenidos y desaparecidos en Cuba durante las masivas protestas. Entre ellos, periodistas, activistas y estudiantes. Ciudadanos que desde el pasado fin de semana salieron a las calles para pronunciarse contra la dictadura.

Por su parte, el régimen tomó la decisión de interrumpir el servicio de internet y ordenó a sus simpatizantes salir a las calles para someter a quienes se oponen a la «revolución». Mientras tanto, organizaciones y organismos internacionales como Human Rights Watch (HRW) y la Organizaciones Unidos están exigiendo el cumplimiento de derechos humanos y de protesta.

Además, se registró la primera muerte. Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años, participaba en las protestas en el barrio Güinera, en la periferia de La Habana. La dictadura a través de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) simplemente “lamentó el fallecimiento», dijo que la víctima participaba en los “disturbios” y que tenía “antecedentes por desacato, hurto y alteración del orden”. No hubo mención a la represión exacerbada dirigida desde el Palacio de la Revolución.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, difundió el listado de detenidos elaborado por la organización no gubernamental Cubalex. Allí se leen los nombres, apellidos, fechas de detención y últimas novedades. El registro va en aumento.

Secuestros y amenazas

“Hago responsable al gobierno de cualquier cosa que me pueda pasar”, dijo la influencer cubana conocida como Dina Star cuando las fuerzas del régimen se la llevaron. Estaba siendo entrevistada por un canal español en ese momento. Otro manifestante grabó el momento de su detención. «Ya viene a tumbar la puerta», relató segundos antes de que los funcionarios entraran a su casa.

El representante para la Libertad Sindical y Reunión Pacífica de la ONU, Clement Voule, instó a la liberación de estos y los demás ciudadanos detenidos en Cuba. El relator de la organización exigió garantizar el derecho de reunión pacífica.

Informes sobre uso de la fuerza, agresiones a manifestantes y periodistas, además de cortes de la señal de Internet llegaron hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El organismo recordó que las protestas se deben a «la escasez de alimentos y medicinas» y a «la falta de garantías a la libertad de expresión y participación plural sobre asuntos de interés público».

Estos son solo algunos pronunciamientos que están exigiendo a la «revolución cubana» que reconozca a una población sin libertades. Controlada durante décadas y aislada del desarrollo que prometió Fidel Castro cuando tomó el poder.

Amnistía Internacional engrosa el listado de instancias que siguen de cerca las manifestaciones y los detenidos en Cuba. En la primera noche reportaba heridas, amenazas y detenciones arbitrarias.

Sin internet

«El régimen cubano tiene al país sin internet. Para que los periodistas no informen, para que la ciudadanía no se conecte entre ella y no siga saliendo a las calles y para que lo que suceda acá no se siga esparciendo como pólvora en el mundo», explicó el periodista en Cuba, Abraham Jiménez Enoa.

El internet en la isla está controlado por la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba SA (ETECSA). A través de este monopolio el régimen decide quién accede y quién no. El grupo de monitoreo de internet, NetBlocks, reportó que a partir del 12 de julio se registró la interrupción parcial de las redes sociales y las plataformas de mensajería.

«Las plataformas de comunicaciones WhatsApp, Facebook, Instagram y algunos servidores de Telegram están interrumpidos en ETECSA propiedad del gobierno, incluida Cubacel, la red celular operada por la única empresa de telecomunicaciones de Cuba. Los hallazgos corroboran los informes de los usuarios sobre interrupciones en los servicios»

Las protestas estaban siendo transmitidas por Facebook cuando el Internet se interrumpió en todo el país, señaló la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). El servicio sin duda ha sido un impulso para los cubanos, quienes están usando el lema «estamos conectados». La frase tiene doble sentido según Sebastián Arcos, director asociado del Instituto de Investigaciones sobre Cuba de la Universidad Internacional de Florida, porque no solo se refiere al intercambio de mensajes por teléfonos celulares sino a estar “conectados como una masa humana”, dijo a El Nuevo Herald.

La SIP también denunció el uso de la fuerza “con la clara intención de cercenar las libertades de asociación, de prensa y expresión”. El organismo hizo mención de ataques al fotorreportero de la agencia The Associated Press (AP), Ramón Espinosa; al periodista del portal digital ADN Cuba, Héctor Luis Valdés y la corresponsal de ABC, Camila Acosta.

Dictadura somete con palos y armas

«Antisociales, terroristas y delincuentes» son algunos calificativos que está usando la dictadura, dirigida oficialmente por Miguel Díaz-Canel, para referirse a los disidentes. Al controlar los medios de comunicación, también busca controlar la narrativa de la situación.

Su llamado al «combate» no fue menor. Llamó a “todos los revolucionarios del país, a todos los comunistas” a enfrentar “estas provocaciones” con “firmeza”. Con esta convocatoria, sus simpatizantes tomaron las calles con palos en mano. El despliegue aún se mantiene junto a las fuerzas de seguridad.

También le recomendamos: Trump mostró su apoyo al pueblo cubano y le dio un ultimátum a Biden (Video)

Ad will display in 09 seconds

Un reporte de Infobae detalla que muchas de las principales arterias de La Habana amanecieron el lunes custodiadas por la policía. Adicionalmente se instalaron brigadas especiales desde el domingo por la noche.

“Ya salieron con que en Cuba reprimimos, asesinamos ¿Dónde están los asesinatos cubanos? ¿Dónde está la represión cubana? ¿Dónde están los desaparecidos en Cuba?”, declaró el dictador de turno. La respuesta, sigue estando ante sus ojos.

Oriana Rivas – Panampost.com