Redacción BLes – Con el apoyo de la Unidad de Integridad de las Condenas (CIU) de la Fiscalía, un hombre negro de Filadelfia salió de la cárcel el jueves 29 de julio, tras pasar más de 30 años en prisión por un asesinato que no cometió.

Tras ser acusado de robar y matar al propietario de una tienda del sur de Filadelfia, Il Man Heo, en 1984, Curtis Crosland fue condenado a cadena perpetua en 1991.

La condena se basó en las declaraciones de dos informantes, Rodney Everett y Delores Tilghman. Everett y Tilghman, que mintieron contra Crosland para recibir clemencia en sus propios casos, se retractaron posteriormente de sus declaraciones.

Crosland estaba vinculado al crimen solo por las alegaciones de Everett y Tilghman y no estaba vinculado al asesinato por ningún medio, físico o de otro tipo, que fuera descubierto por la CIU.

La CIU también descubrió que las pruebas que demostraban la inocencia de Crosland habían sido archivadas por el departamento de policía de Filadelfia y la oficina del fiscal del distrito todo el tiempo.

En su declaración de tres páginas para liberar a Crosland, la jueza del tribunal federal Anita B. Brody señaló que se incumplía la “regla Brady”, que exige que todo el material se transfiera a la defensa.

Los hijos de Heo agradecieron que la CIU siguiera buscando la justicia por la muerte de su padre, según un comunicado de prensa de la CIU.

“Haz que nos sintamos orgullosos del sistema de justicia cuestionando siempre su integridad con respecto a la equidad”. dijo el hijo de Heo en un comunicado obtenido por la CIU.

La historia de Crosland es un ejemplo más de que el sistema de justicia penal de Estados Unidos debe mejorarse. Mientras estuvo en prisión, defendió su inocencia y presentó numerosos recursos en su nombre. Dijo que aprendió a hacer estas cosas mientras investigaba libros de derecho en la biblioteca de la prisión.

“Hay hombres pobres e indigentes que no tienen acceso a una buena defensa. El sistema debería estar diseñado para que todos los hombres reciban el mismo trato”, afirmó Crosland.

Añadió que durante su estancia en la cárcel acudió anualmente a los tribunales para demostrar que no era culpable, pero los tribunales se negaron a escucharle.

Aunque cada día en la cárcel fue una batalla “infernal”, Crosland afirmó que su confianza en Dios le hizo fuerte. “Siempre me dije a mí mismo que el día que me exoneraran iba a dormir toda la noche”, recordó Crosland.

También le recomendamos: Las tácticas usadas en 1943 por los comunistas en EE. UU. se repiten hoy (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Crosland se reunió con sus cinco hijos, su prometida y sus 32 nietos cuando volvió a casa. “Es una gran sensación seguir siendo papá, que te quieran y te deseen, y que te abran los brazos para recibirte, esa ha sido la mejor parte de ser exonerado, que vuelvo a casa con una familia cariñosa que me quiere y me necesita”, dijo Crosland.

Según la CIU, la liberación de Crosland es la 22ª exoneración a la que la organización ha asistido desde su fundación en 2018. Fue una de las 67 personas que han sido exoneradas en 2021, informaron los datos del Registro Nacional de Exoneraciones.

Amy Laurence – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.