Redacción BLesComo parte de un intento por desprestigiar la nueva legislación provida de Texas conocida como “Latidos del Corazón”, las compañías Uber y Lyft realizaron anuncios informando que pagarán los honorarios legales de cualquiera de sus empleados si son demandados por llevar a un cliente a tener un aborto ilegal.  

La ley provida entró en vigencia el miércoles 1 de septiembre y prohíbe los abortos una vez que se detectan los latidos del corazón de un bebé nonato, lo que se calcula que sucede al alrededor de las seis semanas de embarazo. La ley de Texas incluye un mecanismo de aplicación privado que permite a las personas presentar demandas contra los abortistas que violan la ley y también contra aquellos que “ayuden o inciten” a hacerlo.

Tomando este último fragmento de la ley y sacándolo de contexto, distintos sectores representantes de la izquierda liberal comenzaron a mal informar diciendo que la legislación avala que cualquier persona que colabore con un aborto, incluso de manera muy remota, corre el riesgo de ser demandado.

Promoviendo esta falsa interpretación de la ley, el director ejecutivo de Lyft, Logan Green, dijo en Twitter que su firma apoyará  a cualquier conductor que lleve clientes a matar bebés y que la empresa “cubrirá el 100% de los honorarios legales” de sus conductores si son demandados bajo la nueva ley pro-vida.

En su mensaje difama la legislación afirmando que la nueva legislación “amenaza con castigar a los conductores por llevar a las personas a donde necesitan ir, especialmente a las mujeres que ejercen su derecho a elegir”.

En este mismo sentido, el director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, se unió al mensaje de Green en Twitter anunciando que la firma apoyaría a cualquier conductor que lleve a sus clientes a matar bebés.

“El equipo @Uber también está presente y cubrirá los honorarios legales de la misma manera. Gracias por el impulso ”, escribió, citando la declaración del director de Lyft.

La ley del latido del corazón tiene como principal objetivo salvar a decenas de miles de bebés del aborto. En 2020, alrededor de 54 mil bebés por nacer fueron abortados en el estado de Texas, y aproximadamente el 85 por ciento sucedió pasados las seis semanas de gestación, según las estadísticas de salud estatales. 

La probabilidad de que un conductor de Lyft o Uber sea demandado bajo la nueva ley es extremadamente ínfima. La intención de los mecanismos planteados por la legislación a través de la demanda es castigar a los verdaderos cómplices del sistema como los grupos pro-aborto que trabajan activamente para ayudar a las mujeres a abortar, a médicos y ayudantes en búsqueda de ganancias personales, pero para nada actúan contra las mujeres que desean abortar ni contra personas que puede llegar a intervenir en el proceso de forma involuntaria como el chofer que lleva a una mujer al lugar donde se realizará el aborto. 

El mensaje emitido por las empresas de transporte claramente ponen de manifiesto su interés político e ideológico en favor del aborto, y esto quedó demostrado en otro mensaje de Twitter publicado por Green, en el que anuncia que: 

“@Lyft está donando $1 millón a Planned Parenthood para garantizar que el transporte nunca sea una barrera para el acceso a la atención médica”.

Andrés Vacca – BLes.com