Redacción BLes– Luego de casi cuatro años de trabajar por “América primero” el presidente estadounidense Donald Trump no solo obtuvo grandes logros para su país, sino que transformó al Partido Republicano, que ahora gestiona su reelección. 

La amplitud de metas de Trump y la búsqueda del bienestar de su país alteró casi todos los objetivos que los dirigentes anteriores pretendieron, muchas veces en vano, impactando definitivamente a su partido también, señala el destacado ex asesor presidencial y autor Patrick Buchanan el 24 de agosto. 

Buchanan ilustra su análisis enumerando varias de las muchas obras que Trump ejecutó acertadamente en los ámbitos nacionales e internacionales. 

Simultáneamente, el Partido Republicano superó la esfera que solía frecuentar y extendió su panorama en gran medida, de acuerdo con las circunstancias e impulsado por la gestión de su líder. 

Todo este gran despliegue es el que ahora se pone en juego frente a la inminencia de las elecciones presidenciales, que además de ofrecer la oportunidad de continuar con el desarrollo de la voluminosa agenda de gobierno con la reelección, también arriesgan con cambiar el rumbo del país y frustrar los beneficios obtenidos si ganan los demócratas.

Buchanan, destaca que Trump revirtió el “Nuevo Orden Mundial” que pretendían los expresidentes Bush, y se desvinculó de la Asociación Transpacífica, del acuerdo nuclear con Irán y de los acuerdos climáticos de París.

Además impuso aranceles más equilibrados a los países que se estaban aprovechando de las políticas arancelarias anteriores, y presionó a los demás miembros de la OTAN para que aumentaran sus aportes. 

Apoyó a Israel y medió para que pactara la paz con Emiratos Árabes Unidos, modificando sustancialmente el estado de la convulsionada región. 

También controló la inmigración ilegal y construyó gran parte del muro que prometió en su campaña de 2016.

Asimismo, firmó ayudas económicas billonarias para los estadounidenses afectados por el virus PCCh, y prepara otros subsidios de proporciones similares.

La lista de logros es aún mucho más larga, pero de obtener la presidencia el Partido Demócrata el país sería volcado hacia los objetivos de extrema izquierda propuestos por sus líderes, con el beneplácito del Partido Comunista de China (PCCh), a pesar de lo amenazante que es según los servicios de inteligencia de Estados Unidos. 

Por su parte, el vicepresidente Mike Pence advirtió: “Joe Biden y el Partido Demócrata han sido abrumados por la izquierda radical”, y enumeró partes de la agenda del candidato presidencial demócrata Biden.

“Su agenda es aumentar los impuestos, socializar la medicina, abrir las fronteras, hacer abortos a pedido y recortar los fondos para los hombres y mujeres que sirven a las fuerzas del orden”, dijo Pence en la Convención Nacional Republicana, el 24 de agosto.

En el desarrollo actual de la Convención Nacional Republicana, los mejores exponentes del Partido Republicano se esfuerzan por poner a punto las estrategias que permitan a Trump continuar fortaleciendo a “América Primero”, durante los siguientes cuatro años, una vez obtenida la reelección.

Jose Hermosa – BLes.com