La prestigiosa revista norteamericana The Nacional Interest que se dedica a tratar temas de políticas públicas publicó un artículo el pasado 30 de abril titulado “Pivote a Paraguay: Estados Unidos tiene un nuevo socio en América del Sur”, en donde se habla de un nuevo socio predilecto en Sudamérica para el presidente Donald Trump, destacando las medidas adoptadas por el gobierno del derechista Mario Abdo Benítez en torno a la pandemia, como por ejemplo impulsar que en medio del brote de COVID-19, los parlamentarios recorten sus sueldos para destinarlos al Ministerio de Salud.

La nota destaca además las reformas políticas y económicas que Paraguay ha venido tomando en los últimos años de manera significativa. “Esta transformación continua tiene aplausos en la nación tanto de aliados como de potenciales inversores” agrega el análisis.

Anthony B. Kim es director de investigación del Centro de Comercio Internacional y Economía de la Fundación Heritage, que asesora al presidente Trump y analiza la libertad económica de los países. Kim sostiene que Paraguay se está convirtiendo rápidamente en uno de los aliados preferidos de Estados Unidos en el sur de América.

En los últimos cinco años la economía paraguaya ha crecido a un ritmo elevado a diferencia de varios de sus vecinos con un promedio de 4 puntos porcentuales cada año. El propio Banco Mundial ha señalado que la reducción de la pobreza en Paraguay ha sido “mayor que el promedio regional”. Al mismo tiempo que el Fondo Monetario Internacional en 2017 destacó la “estabilidad económica envidiable” de Paraguay y las agencias internacionales de calificación también mejoraron sus puntajes de riesgo soberano del país.

En los últimos dos gobiernos entre Horacio Cartes y Mario Abdo Benítez han gestionado la economía manteniendo una disciplina fiscal envidiable y obteniendo como consecuencia una de las tasas más bajas de endeudamiento en la región.
Como resultado final, la liberalización económica a la que el país guaraní se haya cada vez más asomado, está trayendo consigo resultado positivos en el ranking global 2020 de libertades económicas elaborado anualmente por la propia Fundación Heritage, en el que actualmente lo ubica en la posición 80 de 180 países escrutados, por encima de sus vecinos limítrofes: Brasil (144), Argentina (149) y Bolivia (175).

A esto cabe resaltar que Paraguay no está conforme con estas posiciones y pese a poseer impuestos bajos aún existe como prioridad en la agenda del gobierno una reforma del Estado que achique el aparato público del Estado, al mismo tiempo buscando optimizar el dinero aportado por los contribuyentes, que actualmente se encuentra en pausa debido al flagelo global causado por el coronavirus.

Fuente: Derecha Diario.