Redacción BLes– El presidente Donald Trump otorgó una breve entrevista al Washington Examiner este viernes 13 de noviembre y se mostró optimista con respecto a los desafíos legales que él y su equipo están llevando adelante por los resultados de las elecciones presidenciales en los estados claves, luego de que varias decenas de personas dieran el paso adelante y presentaran evidencia concreta de fraude e irregularidades en dichas elecciones.

Actualmente el equipo legal de Trump y su campaña rechazan los resultados de los estados de Arizona, Georgia, Pensilvania, Wisconsin y Michigan y en cada uno de estos estados, han presentado demandas por diferentes irregularidades y fraude concreto para manipular los resultados a favor del candidato demócrata.

Trump dijo: “Vamos a ganar Wisconsin. Arizona – la diferencia quedará en 8000 votos, y si hacemos una auditoría de los millones de votos, encontraremos 8000 votos fácilmente. Si podemos hacer una auditoría, quedaremos en buena posición allí”.

Y luego se refirió a los otros estados: “Georgia vamos a ganar porque ahora, estamos 10.000, 11.000 votos abajo, y tenemos el conteo a mano. Contar a mano es lo mejor. Pasarlos por la máquina no significa nada. Consigues 10 votos. Pero cuando los cuentas a mano – creo que vamos a ganar Georgia”.

El Escritorio de Decisión proyectó a Trump como ganador de Carolina del Norte pero el presidente hizo una broma: “A menos que ocurra que encuentren un montón de votos. Yo dije: ‘¿Cuándo van a poner los votos nuevos en Carolina del Norte? ¿Cuándo van a encontrar una tanda en Charlotte?’

Le recomendamos:

La broma del presidente, por supuesto está basada en la triste realidad de las elecciones estadounidenses, plagadas de fraude e irregularidades, siendo el caso más notable el uso de las máquinas Dominion, las cuales recientemente se denunció que estaba conectadas a Internet, y el reconocido abogado Lin Wood acusó directamente al régimen chino de haber interferido materialmente en los resultados.

Según análisis de expertos en tecnología que corrieron una simulación, más de 3 millones de votos de Trump fueron cambiados para Biden o borrados. Probar este fraude será el gran desafío del equipo de Trump.

El presidente logró usar su cuenta de Twitter para resaltar estas denuncias:

“INFORME: DOMINIO BORRÓ 2.7 MILLONES DE VOTOS DE TRUMP EN TODO EL PAÍS. EL ANÁLISIS DE DATOS ENCUENTRA QUE 221.000 VOTOS DE PENSILVANIA CAMBIARON DEL PRESIDENTE TRUMP A BIDEN. 941.000 VOTOS DE TRUMP BORRADOS. LOS ESTADOS QUE USAN EL SISTEMA DE VOTACIÓN DE DOMINION CAMBIARON 435.000 VOTOS DE TRUMP A BIDEN.”

Trump también se refirió a los estados de Michigan y Pensilvania. “Los dos estados grandes. Todos son medio grandes. No dejaron que nuestros vigiladores de urnas y observadores miren u observen. Ese es el gran tema. Deberían descartar esos votos que pasaron durante los períodos cuando los observadores no estaban. Fuimos a la corte y el juez ordenó que vuelvan [los vigiladores], pero eso fue dos días después, y podrían haber pasado millones de votos. Millones. Y estamos 50.000 votos abajo”.

Trump se mantiene optimista de que ganará la reelección: “Ahora veo evidencia, y tenemos cientos de declaraciones juradas”.

El desafío es enorme, los gigantes de Silicon Valley con los grandes medios corporativos, incluso algunos ‘conservadores’ que se han dado vuelta, inundan de propaganda negativa las redes sociales, los periódicos, la TV, la radio, y realmente no solo convencen a la gente común de que todo está acabado para Trump, sino que también hacen dudar a aquellos amantes de la libertad, y no solo a los estadounidenses, sino a gente de todo el mundo.

Pero Trump no vacila y de hecho apuesta más alto. Dijo que esto terminará en quizás dos semanas o tres semanas y les mandó un mensaje al aparato masivo de las fake news: “Nunca apuesten en mi contra”.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com