Redacción BLes– En un discurso que dio el lunes 17 de agosto, el presidente Trump se comprometió a dar incentivos fiscales a las compañías que traigan de regreso sus fábricas de China a los Estados Unidos, como parte de su plan para reducir la dependencia hacia China y crear una industria nacional más robusta, reportó Fox News

“Vamos a crear créditos fiscales para las empresas que traen puestos de trabajo de China a América y vamos a imponer aranceles a los países que salen de América para producir puestos de trabajo en el extranjero”, dijo el presidente.

En un discurso de un poco más de una hora en la localidad de Mankato, Minnesota, Trump repasó los logros de su campaña en diferentes estados y señaló que, “Con la ayuda de los trabajadores de Minnesota, seremos la primera manufactura médica y farmacéutica del mundo,” y también prometió que “terminaremos nuestra dependencia de China, fabricaremos nuestros medicamentos y suministros críticos aquí mismo en los EE. UU.”

El presidente también cargó contra su oponente demócrata, Joe Biden: “Si por alguna razón el otro lado tiene una victoria el 3 de noviembre, se pueden olvidar todo lo que dije”, sentenció Trump. “Todo se hará en China y demás, todo se hará en otros países, como Vietnam y otros lugares… y se pueden olvidar todo lo que dije,” agregó.

El presidente Trump se aseguró de dejar en claro qué les espera a los estadounidenses si los demócratas ganan las elecciones: “Joe Biden es la marioneta de los extremistas de izquierda que tratan de borrar nuestras fronteras, eliminar nuestra policía, adoctrinar a nuestros niños, vilificar a nuestros héroes, quitarnos la energía… destruir nuestra Segunda Enmienda, atacar el derecho a la vida y sustituir la libertad americana por el fascismo de izquierda.”

Trump también volvió a criticar a Beijing por haber dejado salir el virus de Wuhan que hizo colapsar lo que una vez fue la “mejor economía de la historia”.

El presidente agregó una nota de humor para referirse al desafío que tiene para reconstruir nuevamente la economía de los EE. UU. después de la pandemia.

“Construimos la mayor economía en la historia del mundo y ahora tengo que hacerlo de nuevo… ustedes saben lo que es eso, es Dios probándome,” sonrió Trump, y simulando un diálogo con Dios, el presidente dijo:

– “Sabes, lo hiciste una vez”.

– “¿Hice un gran trabajo, Dios? Soy el único que puede hacerlo”.  

– “No deberías haber dicho eso, ahora vamos a hacer que lo hagas de nuevo.”

Horas más tarde el presidente también hizo una parada para dar un discurso en el estado de Wisconsin.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com