Redacción BLes – El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, contactó la semana pasada al mandatario egipcio, Fattah Al-Sisi, con el ánimo de discutir asuntos bilaterales.

En un comunicado, la Casa Blanca anunció: “Los líderes discutieron importantes asuntos regionales y bilaterales. (…) Con respecto a Libia, los líderes rechazaron la explotación extranjera y acordaron que las partes deben tomar medidas urgentes para resolver el conflicto antes de que los libios pierdan el control de frente a los actores extranjeros”.

Tras la muerte del dictador Gadafi, el conflicto en Libia “dejó un mosaico de milicias locales, tribales e islamistas que gobiernan varios feudos, a menudo a través de la extorsión y la fuerza bruta. También transformó a Libia en un paraíso para los extremistas y un canal importante para los migrantes que realizan viajes peligrosos a Europa”, según el periodista Joseph Krauss.

Entre tanto, la corresponsal política de OAN, Chanel Rion, expresó que “tanto Trump como Al Sisi coincidieron en que Libia corre el riesgo de perderse entre los actores extranjeros y que las partes implicadas deben tomar medidas para evitar este tipo de explotación que Libia ha sufrido desde 2011, y que el derrocamiento de Muammar el Gadafi ha supuesto una grave crisis diplomática mundial”.

En la conversación telefónica ambos presidentes dialogaron sobre el conflicto en territorio libio en medio de informes que sugieren que mercenarios rusos apoyan el ejército de liberación nacional (LNA por sus siglas en inglés) de Khalifa Haftar. 

“La administración Trump ha expresado su preocupación por la influencia de Rusia en Libia, mientras que el papel de Egipto en el conflicto de Libia se basa en su compromiso de reconstruir Libia como un aliado”, agregó la corresponsal.

Según Rion, el apoyo militar que el ejército ruso estaría proporcionando al LNA tiene como fin buscar acuerdos petroleros lucrativos.

En un comunicado emitido el sábado desde el Departamento de Estado, Estados Unidos mostró su preocupación “por la amenaza del LNA de utilizar activos aéreos y mercenarios suministrados por el extranjero para atacar (la ciudad) de Misrata”, según The Hill.

“Deploramos los ataques contra civiles inocentes y hacemos un llamado a todas las partes para que se abstengan de escalar [el conflicto]. Estados Unidos está preparado para trabajar con la ONU y todas las partes para iniciar negociaciones políticas”, escribió la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus.

Según The Hill, Trump sostuvo conversaciones con Al-Sisi durante un periodo de dos semanas mientras estaba en su resort de Mar a-Lago en Palm Beach, Florida, durante las vacaciones.

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds
Temas: