El presidente estadounidense Donald Trump calificó como falsa la declaración de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cuando dice: “Rezo por el presidente”; así se lo escribió en una carta entregada el 17 de diciembre.

Asimismo, le dijo a Pelosi que al expresar eso que no es cierto “ofende a los estadounidenses de fe”.

Pelosi había dicho entre otras cosas: “Rezo por el presidente todo el tiempo” respondiendo a una pregunta del reportero James Rosen, publicada por el Washington Post.

La carta de seis páginas que le dirigió el presidente Trump a la representante demócrata por California, aludía principalmente al controvertido juicio político que el partido de oposición dirige contra él.

En ella Trump dijo que el truco del juicio político pretendía engañar a los estadounidenses y distraerlos con la “falsa muestra de solemnidad”, mientras trataban una vez más de destituirlo, lo que estaban intentando desde que asumió la presidencia del país.

Por su parte, el exasesor independiente Ken Starr dijo el 18 de diciembre que las pruebas para impugnar a un presidente deben ser “abrumadoras”, y ese no era el caso en el juicio político contra el presidente Trump.

“La evidencia, ya sea circunstancial o directa, y creo que es prácticamente circunstancial, tiene que ser abrumadora, no solo más allá de una duda razonable, sino también para el pueblo estadounidense que no está sentado en un tribunal y que escucha a todos los testigos testificar y hacer declaraciones, entre otras cosas”, señaló Starr según Fox News.

“Realmente no es un caso fuerte”, agregó Starr, quien añadio “esto se convertirá en el juicio político más partidista de la historia de la república”.

Con esta apreciación de Starr coincide el líder de la mayoría del Senado de EE. UU., Mitch McConnell, republicano de Kentucky.

“Se trata de un proceso político. No hay nada judicial al respecto”, dijo McConnell, de acuerdo con Daily Wire.

También se refirió al proceso que impulsan los demócratas contra el presidente Trump diciendo que es: “La investigación de destitución más precipitada, menos exhaustiva y más injusta de la historia moderna”, fueron sus palabras para describir el juicio.

Los demócratas argumentan en su juicio político que el presidente Trump presionó a su homólogo de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, para que investigara al hijo de su eventual rival en las elecciones de 2020, el exvicepresidente y candidato presidencial Joe Biden.

Oportunamente la Casa Blanca publicó las transcripciones reales de las conversaciones sostenidas entre ambos mandatarios, y en las que se supone que el presidente Trump presionó al presidente Zelenskiy, sin que se evidenciaran presiones de ningún tipo.

Finalmente, los demócratas concretaron sus acusaciones en dos artículos: obstrucción del Congreso y abuso de poder, pero no han presentado las evidencias de los supuestos delitos.

La etapa siguiente se determinará en el Senado en enero y el líder de la mayoría del Senado de EE. UU., McConnell, ha dicho que no hay ninguna posibilidad de que el presidente sea condenado y destituido de su cargo, además de que coordinaría con los abogados del presidente Trump sobre cómo llevar a cabo el juicio, en la sala del Senado.

José Ignacio Hermosa – BLes

[súmate a nuestro grupo “Latinos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: El momento preciso, el lugar preciso, la gente precisa

videoinfo__video2.bles.com||d7da7b8ab__

Ad will display in 09 seconds