Redacción BLes– El presidente Trump recordó este lunes 28 de diciembre el legado del santo Thomas Becket un arzobispo inglés que dio su vida al enfrentarse con la tiranía del Rey cuando este quiso someter a la iglesia al poder del estado.

Trump dijo en su proclamación a los estadounidenses que “la rebelión a los tiranos es la obediencia a Dios” y que “defender la libertad es más importante que la vida misma”, una expresión que alude a la importancia de poner las enseñanzas de Dios por sobre la opinión de los hombres.

Los Estados Unidos bajo la Administración Trump ha desempeñado un gran papel en cuanto a buscar el fin de campañas de gobiernos dictatoriales que persiguen a su propia gente por sus creencias como el prominente caso de China, donde el régimen ha perseguido desde su incepción a más de la mitad de los chinos por diversas razones.

A partir del brote del virus PCCh que causó enormes pérdidas a nivel global, Trump señaló directamente al PCCh como el responsable y a partir de entonces lideró un esfuerzo por exponer los crímenes del régimen chino.

Mediante sanciones económicas a empresas involucradas en el trabajo forzado, las restricciones de visados y congelamiento de bienes a funcionarios del gobierno que violaron los derechos humanos, el incansable trabajo del secretario de estado Mike Pompeo que hizo sonar su voz de condena a los crímenes del PCCh por todo el mundo, la arrogancia y perversidad del PCCh han visto sus peores días.

Le recomendamos:

 

“En este día, celebramos y reverenciamos la valiente postura de Thomas Becket a favor de la libertad religiosa y reafirmamos nuestro llamado a terminar con la persecución religiosa en todo el mundo”, escribió Trump.

Trump señaló que: “los crímenes contra las personas de fe deben cesar, los prisioneros de conciencia deben ser liberados, las leyes que restringen la libertad de religión y creencia deben ser revocadas, y los vulnerables, los indefensos y los oprimidos deben ser protegidos.”

Trump fue recientemente elegido como la “Persona Provida del 2020” por Operation Rescue, una organización provida. Trump también fue el primer presidente en asistir a la “Marcha por la Vida” en Washington DC en 2020 donde dio un discurso apasionado sobre lo sagrado que es la vida.

Pero la visión de Trump sobre la libertad religiosa y la vida no es una herramienta política suya para atraer votos. Dentro de la obediencia a Dios, Trump ve el futuro de su país y del mundo.

“Una sociedad sin religión no puede prosperar. Una nación sin fe no puede perdurar – porque la justicia, la bondad y la paz no pueden prevalecer sin la gracia de Dios.”

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com