JACKSON, Mississippi, EE.UU. (AP) — El presidente Donald Trump rindió el sábado un homenaje a los líderes del movimiento de derechos civiles.

Mientras Trump observaba las exhibiciones de los nuevos museos de Mississippi, uno dedicado a la historia del estado y otro a los derechos civiles, manifestantes sostenían letreros en los que se leía “Hagamos a Estados Unidos un país civil otra vez” _en alusión al eslogan de la campaña de Trump.

Trump estuvo alrededor de 30 minutos en los museos, dio un discurso que duró 10 minutos ante invitados selectos y después abordó el avión presidencial para volar de regreso a Florida.

Los comentarios de Trump evitaron abordar la ira que su participación en la inauguración de los museos había provocado. Con una voz deliberada y desviándose en algunas ocasiones de su discurso preparado, el presidente trató de honrar a los famosos y anónimos por su lucha para lograr la libertad para todos.

“El museo de derechos civiles muestra la opresión, crueldad e injusticia que se impuso a la comunidad afroamericana, así como la lucha para derrocar a Jim Crow y terminar con la segregación, y para obtener el derecho a votar y alcanzar el derecho de la igualdad. Esto no es cualquier cosa. Es algo importante”, aseveró el mandatario.

“Aquellas son frases grandes, palabras enormes. Aquí honramos a los valientes hombres y mujeres que lucharon y sacrificaron mucho para que otros pudieran vivir en libertad”, expresó Trump.

Derrick Johnson, director de la organización de derechos civiles más antigua del país, y el alcalde Chokwe Lumumba dijeron en una conferencia de prensa que esperaban tener una “inauguración grande” del museo a la que pudieran asistir.

Temas: