Redacción BLesEl presidente estadounidense, Donald Trump, cumplió con derrotar a ISIS y eliminar a los jefes terroristas Abu Bakr al-Baghdadi y Qasem Soleimani, todo ello sin iniciar ni una sola guerra.

Esta cuidadosa estrategia internacional cambió por completo la difícil situación que se vivía en el país cinco años atrás, señala un informe de la Casa Blanca emitido el 22 de octubre. 

“Los estadounidenses vieron con horror cómo ISIS ganaba poder y territorio en el Medio Oriente y los terroristas islamistas radicales mataban a 14 ciudadanos en suelo estadounidense en San Bernardino, California”, reseña el informe.

“Los hechos hablan por sí mismos, Trump ha alineado con éxito la estrategia de seguridad nacional de EE. UU. con nuestros intereses nacionales”, resaltó en este sentido el experto en política exterior Harry Kazianis.

Trump no solo ha dominado a los enemigos terroristas, sino que ha impulsado la paz.

Este año, con un mes de diferencia, dos vecinos de Israel celebraban con este país acuerdos de paz, luego de que en un periodo de 72 años, tan solo se hubieran acordado los únicos dos acuerdos que existían entre Israel y otros dos de sus vecinos, destaca la Casa Blanca.

Asimismo, Trump modernizó los equipos e infraestructura de la defensa nacional y apoyó a las tropas con el mayor aumento de sueldo en una década.

Trump no solo cambió por completo la polémica política internacional implementada por Obama, sino que también cuidó a los países americanos en dificultades. 

Por un lado, se retiró del acuerdo nuclear de Obama con Irán en el que este le dio más de 100 mil millones de dólares para financiar la violencia y el terrorismo. Trump además impuso a Teherán fuertes sanciones.

Por otro lado, sancionó fuertemente a regímenes totalitarios como los de Cuba, Nicaragua y Venezuela, en defensa de sus ciudadanos.

Además exigió a los países aliados al sistema de defensa de la OTAN que cumplieran con sus obligaciones financieras, logrando ingresos por más de 130.000 millones de dólares. 

Pero aun así, la mayor amenaza que Trump ha logrado conjurar es la que representa el Partido Comunista de China, al que impuso aranceles para mejorar la balanza comercial, le detuvo el robo de propiedad intelectual y el acceso a las redes de información cruciales de los Estados Unidos.

También Trump está repatriando los soldados dispersos en varios países del mundo.

En cumplimiento de ello, el primer ministro de Irak, Mustafa al-Kadhimi, confirmó el retiro de 2.500 soldados estadounidenses de su país.

Por su parte, el Senador Rand Paul, republicano de Kentucky, estableció el fuerte contraste entre la gestión pacificadora de la administración Trump y los compromisos bélicos adquiridos por la administración Obama.  

“Compare al Presidente Trump con el desastroso historial Joe Biden, quien constantemente pidió más guerra”, dijo Paul, según The Hill. 

Luego agregó: “Joe Biden votó por la guerra de Irak, la cual el Presidente Trump ha llamado por mucho tiempo el peor error geopolítico de nuestra generación”.

Jose Hermosa – BLes.com