Redacción BLes– El presidente estadounidense Donald Trump, anunció la firma de cuatro decretos mediante los cuales se reduce el precio de los medicamentos en Estados Unidos aún más de lo que ya había logrado, cumpliendo otra de las promesas de su campaña política. 

“Así que hoy, estoy tomando una acción audaz e histórica, muy drástica para reducir el precio de los medicamentos recetados para los pacientes y ancianos americanos”, declaró el presidente Trump en la Casa Blanca el 24 de julio. 

Los cuatro decretos incluyen descuentos en los precios de la insulina y la epinefrina, planes para la importación de esta medicina, la prohibición de “acuerdos secretos” entre los fabricantes, y la exigencia a los fabricantes de precios en EE. UU. equivalente a los abonados en otros países industrializados.

Los “acuerdos secretos” aluden a las negociaciones mediante las cuales los fabricantes de medicamentos y los intermediarios del administrador de beneficios de farmacia, establecen en secreto precios superiores de los fármacos para aumentar sus ganancias injustificadamente, en perjuicio de los ciudadanos enfermos que las necesitan.

La orden ejecutiva que contiene las disposiciones sobre la desarticulación de los “acuerdos secretos” entraría en vigor el 24 de agosto, permitiendo así un mes de plazo para que las farmacéuticas y sus distribuidores, propongan libremente la estrategia que permita abolir el costoso sistema que atenta contra la economía de los contribuyentes. 

“Los precios de los medicamentos bajaron en 2018, por primera vez en casi medio siglo. Durante los primeros 19 meses de mi administración, los estadounidenses ahorraron $26 mil millones en medicamentos recetados. ¡Nuestras políticas para llevar al mercado medicamentos genéricos más baratos están funcionando!”, anunció Trump en un tuit de enero de 2019, en el que mostraba resultados de su larga gestión sobre el tema.

Asimismo, la Administración Trump calcula que la industria farmacéutica incrementa los precios que le cobra al gobierno por medicamentos hasta en un 80%.

Con esta desproporcionada aplicación de precios, Estados Unidos estaría asumiendo el costo de la investigación y el desarrollo de la industria farmacéutica para todo el mundo, de acuerdo con lo dicho por Trump. 

El gobierno “a menudo paga un 80% más por estos medicamentos que otros países desarrollados”, según el reporte de prensa de la Casa Blanca.

Trump refirió que la disminución de los precios de las medicinas era una tarea pendiente desde hacía más de 50 años, y que en solo durante el mandato de Obama había subido el 50%. Los decretos firmados por Trump se están gestionado desde el año pasado. 

Existe la posibilidad de que las rebajas de los precios no se perciban de inmediato, dado que el proceso involucra un trámite burocrático que las retrasaría. Asimismo, se pueden interponer actuaciones judiciales en contra de su cumplimiento. 

Los laboratorios y droguerías ejercen una fuerte resistencia a que el gobierno estadounidense disminuya los precios.

“El lobby de los medicamentos está haciendo una fortuna increíble a expensas de los consumidores americanos”, dijo Trump en la Casa Blanca en mayo de 2018.

“Ninguna industria gasta más dinero en lobby que la industria de productos farmacéuticos de salud.  El año pasado, estas compañías gastaron casi 280 millones de dólares en cabilderos”, agregó Trump. 

En contrapartida, Stephen Ubl, jefe del lobby farmacéutico señaló en una declaración, que el gobierno de Trump “ha decidido aplicar una política radical y peligrosa de fijación de precios basada en las tarifas abonadas en países que ha calificado de socialistas, lo que perjudicará a los pacientes hoy y en el futuro”, según Fox News. 

Por otro lado, los demócratas preparan planes similares para que el crédito le sea adjudicado al candidato demócrata y vicepresidente Joe Biden.

Andrés Vacca – BLes.com