Redacción BLes– El presidente Donald Trump y su campaña desmintieron informes periodísticos que indicaban que habían retrocedido con sus demandas en Pensilvania. Al mismo tiempo, ratificaron que continúan con su denuncia de que casi 700.000 votos en el estado fueron procesados incorrectamente.

Una de las denuncias del equipo legal de la campaña de Trump, presentada días atrás, sostenía que las autoridades electorales de Pensilvania -estado gobernado por el Partido Demócrata- había limitado la participación de los observadores republicanos en el recuento de los votos.

Sin embargo, un informe de The Washington Post, publicado el 16 de noviembre, sostuvo que los abogados republicanos se vieron obligados a presentar una nueva demanda “eliminando las acusaciones de que los funcionarios electorales violaron los derechos constitucionales de la campaña de Trump al limitar la capacidad de sus observadores de ver el recuento de votos”.

La campaña de Trump salió enseguida a desmentir al Post. 

El primero fue el portavoz Tim Murtaugh, quien describió al informe como una “completa mala caracterización del litigio de la campaña de Trump en [Pensilvania]”.

A través de Twitter, Murtaugh sostuvo que el medio de Jeff Bezos alegó “erróneamente que la campaña retiró la demanda de casi 700.000 boletas procesadas ilegalmente y en secreto”. “La campaña no hizo tal cosa”, afirmó al respecto.

“Nuestra demanda en Pensilvania sigue siendo una cuestión de los 682.479 votos por correo y en ausencia que se contaron en secreto”, detalló Murtaugh.

Asimismo, la campaña de Trump explicó que debido a un fallo del 13 de noviembre de la Corte de Apelaciones del Tercer Circuito en un caso no relacionado, la campaña decidió estratégicamente reestructurar su demanda para basarse en reclamos de violaciones de la Cláusula de Protección Igualitaria de la 14a Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos.

“La afirmación de que 682.479 boletas se procesaron y contaron incorrectamente sigue siendo una parte importante de la demanda”, reafirmaron los abogados de la campaña en un comunicado.

Para despejar cualquier duda al respecto, los demandantes republicanos citaron el párrafo 4 de la presentación enmendada, el cual dice: “Solo los condados de Allegheny y Filadelfia recibieron y procesaron 682.479 boletas de votación por correo y en ausencia sin revisión por parte de los partidos políticos y candidatos. Estos son números sin precedentes en la historia de las elecciones de Pensilvania. En lugar de participar en un proceso abierto y transparente para dar credibilidad al nuevo sistema de votación de Pensilvania, los procesos se ocultaron durante la recepción, revisión, apertura y tabulación de esos 682.479 votos”.

Le recomendamos:

Instando a chequear también los párrafos 132 a 150 del escrito, explicaron que las referencias a los votos contados incorrectamente se repiten a lo largo de la presentación.

“A nuestros observadores electorales se les negó un acceso significativo para ver el recuento de votos y todavía incorporamos esa afirmación en nuestra demanda”, reafirmaron y expusieron: “Desafortunadamente, los activistas de noticias falsas se apresuraron a imprimir sus titulares de clickbait, aparentemente sin siquiera leer la demanda. Eso es periodismo perezoso en el mejor de los casos, pero lo más probable es que sea intencionalmente engañoso”.

“The Washington Post olvidó leer la denuncia. Noticias falsas”, afirmó el presidente Trump al respecto sosteniendo que hay acusaciones pendientes de los observadores electorales republicanos en Pensilvania a quienes se les prohibió ver el proceso de recuento de votos. “¡La forma en que fueron tratados son un tema muy importante en la demanda!”, aseguró.

Por su parte, Rudy Giuliani, abogado personal del presidente Trump y coordinador de la estrategia legal de la campaña, sostuvo que “es habitual que los abogados presenten demandas enmendadas para endurecer los reclamos”.

Añadió que simplificaron el escrito para que esté más “enfocado”.

“Esto es parte del proceso. Claramente, los reporteros del Washington Post tienen un déficit de lectura”, expresó.

Asimismo, el exalcalde de la ciudad de Nueva York también criticó a un periodista de Politico que “no leyó los párrafos 132 a 150 de la demanda enmendada”.

La demanda de la campaña de Trump también alega violaciones de la Cláusula de Igualdad de Protección, ya que -argumenta- algunos votantes que enviaron boletas por correo en Filadelfia fueron alertados por trabajadores electorales de que sus boletas podrían contener errores o defectos que harían que fueran rechazadas.

Desde el equipo legal republicano indicaron que, a diferencia del resto de los condados de Pensilvania, a esos votantes se les dio la oportunidad de emitir boletas provisionales en caso de que sus boletas enviadas por correo fueran rechazadas.

“Además, la advertencia a los votantes de Filadelfia que sus boletas podrían ser defectuosas, es una indicación de que los trabajadores electorales estaban realizando un escrutinio previo a esas boletas antes del día de las elecciones, lo que sería una clara violación de la ley de Pensilvania”, afirmaron los abogados.

Miguel Díaz – BLes.com