Redacción BLesAnte la sospecha de fraude electoral en varios distritos, la administración Trump anunció que está presentando una demanda para intervenir en las  elecciones de Pensilvania, solicitando revocar la decisión de la Corte Suprema de autorizar al estado a extender hasta el viernes la posibilidad de recibir y contabilizar boletas postales. Más temprano anunciaron que se presentó una demanda en Michigan solicitando un recuento de votos y lo mismo harán en Wisconsin. 

La semana pasada, la Corte Suprema dictaminó mantener en vigor una decisión de una corte inferior que permite al estado de Pensilvania recibir y contabilizar boletas durante tres días posteriores al cierre de urnas, a pesar de una solicitud republicana de suspensión de esa decisión. 

El subdirector de campaña del presidente Trump, Justin Clark, dijo según reportó Fox News: “La desquiciada y radical de izquierda Secretaria de Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, ha hecho todo lo posible para lograr la victoria de Joe Biden con votaciones ilegales tardías en connivencia con la corte suprema del estado”. 

“La Constitución de los Estados Unidos es clara en este tema: la legislatura establece la hora, el lugar y la forma de las elecciones en Estados Unidos, no los tribunales estatales ni los funcionarios ejecutivos”, continuó Clark

Clark informó además que la campaña está tomando dos acciones legales adicionales en Pensilvania, demandando a los funcionarios electorales por “ocultar el escrutinio y el procesamiento de las papeletas de nuestros observadores electorales republicanos”. 

El director de campaña de Trump, Bill Stepien, dijo en un comunicado reportado por The Hill el miércoles, que la campaña “no ha tenido acceso significativo a numerosos lugares de conteo para observar la apertura de las papeletas y el proceso de conteo, como lo garantiza la ley de Michigan”

Por tal motivo, la administración Trump presentó una demanda en Michigan para detener el recuento de votos hasta que se garantice el acceso para observar el proceso tal como la ley estatal lo indica.

Los últimos recuentos le dan al candidato demócrata Joe Biden una pequeña ventaja de menos del 0,2%, menos de 45 mil votos, ante una situación tan reñida es evidente que la mínima desviación en el recuento puede llegar a modificar los resultados en un estado tan decisivo como Michigan.

Tal como informó Bill Stepien, la campaña de Trump solicitará oficialmente un recuento en Wisconsin después de que se hayan contado todos los votos en el estado.

“A pesar de las ridículas encuestas públicas utilizadas como táctica de supresión de votantes, Wisconsin ha sido una carrera muy fina, como siempre supimos que sería. Ha habido informes de irregularidades en varios condados de Wisconsin que plantean serias dudas sobre la validez de los resultados. El presidente está dentro del umbral para solicitar un recuento y lo haremos de inmediato”, dijo el gerente de campaña de Trump 2020, Bill Stepien, en un comunicado el miércoles por la tarde. 

Andrés Vacca – BLes.com