El Senado de Arizona, dominado por republicanos pro-Trump, logró que se lleve a cabo una auditoría de los más de 3 millones de votos emitidos en el condado de Maricopa, que reúne más de 160.000 denuncias de fraude electoral, a pesar de que el gobernador Doug Ducey obstaculiza la investigación.

El 45° presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, volvió a dar un discurso televisado en el masivo evento de la organización Turning Point USA, llamado “Manifestación para Proteger nuestras Elecciones” en Phoenix, Arizona, el sábado por la noche, mientras el Senado estatal continúa su revisión de las boletas electorales del condado de Maricopa del 2020.

Esta auditoría está siendo obstaculizada por el gobernador de Arizona, Doug Ducey, y algunos senadores estatales, por lo que la presencia del ex mandatario sirve para presionar a estos republicanos anti-Trump y que permitan una investigación transparente y ética.

Trump subió al escenario envuelto en aplausos y cánticos de “U.S.A.!“, luego de una presentación por parte del activista conservador Charlie Kirk.

Trump empezó yendo directamente al grano: hablar sobre el fraude electoral haciendo hincapié en los esfuerzos por encontrar evidencia casi un año después en una auditoría en Arizona.

Calificó la carrera de 2020 como la “elección más corrupta, deshonesta e injusta en la historia de nuestro país” y dijo que los demócratas, los medios de comunicación, las grandes empresas tecnológicas y “nosotros, el pueblo estadounidense, lo sabemos“.

A continuación, explicó detalladamente las denuncias que presentó en Arizona. “Hubo 18.000 personas que emitieron su voto en 2020 y a los pocos meses fueron sacados del padrón electoral“, contó.

Nos estamos convirtiendo en un país del tercer mundo“, dijo. “En los meses siguientes a la elección, se encontraron 160.000 boletas impresas en papel no oficial“, haciendo referencia a los votos que se comprobaron que no estuvieron emitidos en “papel electoral seguro“.

¿Me pregunto estos 160.000 votos, por quién fueron? Tengo el presentimiento que el 100% fue para Biden“, especuló.

Indagando en cómo pudo haber perdido en Arizona en 2020 luego de haber arrasado en el Estado en 2016, se preguntó: “¿Cuál fue la diferencia entre 2016 y 2020?“. A lo que rápidamente se contestó: “La diferencia fue que me fue mucho mejor en 2020“.

En el resto del discurso, Trump criticó duramente al gobernador Doug Ducey, por no haber permitido una auditoría justo después de las elecciones, criticando que “no era muy popular” y “ahora no es popular conmigo“. Según el ex presidente, ahora Ducey está permitiendo una auditoría porque quiere recuperar el apoyo de los republicanos trumpistas, pero pone todos los palos en la rueda para que no prospere.

Voy a seguir la ley… He hecho un juramento de respetarla y me tomo muy en serio mi responsabilidad“, se defendió Ducey en 2020 contra los ataques de Trump por certificar la victoria de Biden en el Estado sin permitir una auditoría.

Ducey asegura contradictoriamente que el sistema electoral de Arizona tiene “las leyes electorales más fuertes del país” que “priorizan la rendición de cuentas” y establecen los procedimientos para conducir, escrutar y cuestionar los resultados de una elección.

El gobernador vetó una gran cantidad de proyectos de reforma electoral que habían sido aprobados por la Legislatura a fines de mayo, insistiendo en que no firmará nada hasta que los diputados le aprueben el presupuesto, algo que se niegan a hacer hasta que Ducey apruebe las leyes electorales más estrictas, en un círculo vicioso que parece no tener salida. 

Los miembros del Partido Republicano en Arizona están muy enojados con Ducey por vetar la aprobación de la legislación que habría prohibido el envío masivo por correo de boletas electorales no solicitadas a los votantes. En este sentido, múltiples organizaciones conservadoras están llevando a cabo eventos en el Estado para presionar al gobernador.

Estamos reunidos aquí en Phoenix para mostrar nuestro apoyo a la integridad de las elecciones y a los valientes e inflexibles guerreros conservadores en el Senado del Estado de Arizona, gracias“, dijo Trump. Han creado un movimiento en todo el país“.

Junto a Trump en Teatro Federal de Arizona, también estuvieron invitados la mayoría de los candidatos republicanos que compiten en las elecciones primarias del Senado y para Gobernador de Arizona de 2022 que cuentan con su apoyo.

El esfuerzo en la Legislatura del Estado por esclarecer las denuncias de fraude electoral está entrando en su cuarto mes, y el recuento inicial llevado a cabo de manera manual de cerca de 2,1 millones de votos del Condado de Maricopa ha sido completado por el contratista del Senado, la empresa experta en ciberseguridad Ninjas, aunque sus resultados no han sido publicados todavía porque permanecen “bajo análisis de las autoridades“.

La investigación y la auditoría está plagada de obstáculos en el camino, no solo de demócratas si no que de republicanos anti-Trump que dominan ciertas instituciones en Arizona.

Hasta el momento, la autoridad electoral de Arizona encontró por lo menos 182 casos de posible fraude electoral entre más de 160.000 votos puestos bajo observación en el condado de Maricopa, dato publciado incluso en un medio del establishment como la Associated Press. De estos 182 casos, hasta ahora solo 4 han dado lugar a cargos, pero todavía nadie ha sido condenado.

Fuente: derechadiario.com.ar