Redacción BLesGrupos expertos dedicados a trabajar contra la trata de personas, y la explotación sexual de mujeres y niños, aseguran que en medio de la pandemia por el virus PCCh (Partido Comunista chino), los casos relacionados a esta problemática han aumentado.

Polaris e International Justice Mission son dos de los grupos que trabajan activamente por la liberación de 40 millones de personas que son víctimas de la esclavitud moderna.

La organización no gubernamental Polaris, está encargada de operar la línea directa de trata de personas, y tiene como finalidad conectar con quienes son víctimas de trata sexual o laboral para ofrecerles alguna ayuda mediante la cual puedan poner fin al abuso. La línea directa además sirve para prevenir futuros casos de este tipo de flagelos, según informó Daily Signal.

De acuerdo con Beiser, el virus ha creado las condiciones favorables para que los traficantes de personas exploten aún más a sus víctimas. Un estudio liderado por la organización con sede en Estados Unidos, ha demostrado que los casos de tráfico aumentaron un 40 por ciento en el mes de abril; en comparación con las cifras de abril del año pasado.

En un informe del Departamento de Estado sobre la trata de personas, el secretario de Estado de Mike Pompeo enfatizó que aunque la lucha contra la trata de personas siempre ha sido un factor de importancia, ahora más que nunca, en medio de la pandemia por el virus PCCh, acrecienta la necesidad de confrontar tal problemática entre las partes interesadas.

Beiser explicó que “teóricamente, en este momento, cuando las personas están refugiadas en el lugar y en cuarentena, es menos probable que los hombres salgan a comprar sexo de un extraño que podría ser objeto de tráfico”.

“Lo que estamos viendo en línea, donde se facilita mucho el tráfico sexual, es que los hombres siguen escribiendo que salen y compran sexo”, dijo.

Solo en lo que va del año Polaris ha recibido 48.000 llamadas o mensajes de texto de personas que han solicitado ayuda. La organización ha documentado desde el 2007 más de 63 mil casos de trata de personas dentro de los Estados Unidos.

Entre tanto, la International Justice Mission, una organización sin fines de lucro fundada en 1997 por el abogado Gary Haugen, del mismo modo ve la pandemia del virus PCCh como una amenaza para las poblaciones más susceptibles al tráfico humano.

Philip Langford, presidente de la International Justice Mission de Estados Unidos, dijo a The Daily Signal: “La mayor forma de violencia contra las personas que viven en la pobreza en el mundo sería en el ámbito de la violencia contra las mujeres y los niños”.

“Estamos viendo, país por país, donde trabajamos para proteger a las mujeres y los niños de la violencia, picos masivos en el agresión sexual [y] la violencia hacia la pareja, ya que están encerrados en hogares y vecindarios con depredadores y abusadores”, agregó.

Langford además indica que la explotación sexual en línea de los niños, es una de las siniestras formas en las que el tráfico sexual cibernético se ha extendido “como un incendio en un campo forestal”.

De acuerdo con un informe publicado por la organización Save The Children, los niños representan una cuarta parte de todas las víctimas de trata o explotación, y la pandemia del virus PCCh aísla aún más a las víctimas y hace que sea aún más difícil llegar a ellas.

La crisis de la pandemia del mismo modo, ha conducido a que los traficantes adopten nuevas formas de comunicación y explotación en línea en los hogares, según un informe de la Comisión Europea, en algunos Estados miembros de la UE, la demanda de pornografía infantil aumentó hasta un 30% durante el bloqueo de COVID-19.

Langford señaló además que el acceso al uso de la tecnología digital ha llevado a un incremento en la explotación digital, convirtiéndose en un problema que afecta tanto a las poblaciones ricas y pobres por igual.

“Si usted es un traficante de sexo cibernético en Filipinas, todo lo que necesita es una conexión a Internet barata, que es fácil de conseguir. Necesitas una cámara web o un teléfono celular baratos, y solo algún tipo de método de pago electrónico, y luego ya estás en actividad, capaz de vender a depredadores y abusadores de todo el mundo”, afirmó.

En los Estados Unidos el tráfico laboral continúa siendo una preocupación en medio de la pandemia por el virus del PCCh.

Robert Beiser señala que “las personas que no pueden trabajar desde casa, porque no tienen el tipo de trabajo lo suficientemente estable desde el punto de vista económico como para poder hacerlo (…) Esas son las personas que serían más propensas [a ser] explotadas para el tráfico laboral”

César Munera – BLes.com