Tras 11 reuniones en el congreso sin que se llegue a ningún acuerdo, el presidente Trump decidió firmar el sábado una serie de órdenes ejecutivas para brindar apoyo financiero adicional a los estadounidenses afectados por la pandemia

Redacción BLes– El presidente Trump dijo ayer a los periodistas que su administración trabajó con buenas intenciones para llegar a un acuerdo sobre el próximo paquete de estímulo con los líderes demócratas. Acusó duramente a la presidente de la Cámara Nancy Pelosi y al líder de la minoría del Senado Charles Schumer, argumentando que con la excusa de la emergencia económica provocada por el virus del PCCh, están buscando fondos extra para ciertos estados y ciudades que, según él, hoy están sufriendo la consecuencia de malas administraciones efectuadas por gobernantes demócratas, y no exclusivamente por el virus.

También anunció que tras fracasar las negociaciones, está preparado para tomar cuatro acciones concretas sin el Congreso: diferir el impuesto sobre la nómina hasta fin de año; mejorar las prestaciones por desempleo hasta fin de año; aplazar los pagos de préstamos estudiantiles y condonar intereses indefinidamente; y restablecer una moratoria federal sobre los desalojos.

“Si los demócratas continúan manteniendo en suspenso este socorro crítico, actuaré bajo mi autoridad como presidente para brindarles a los estadounidenses el alivio que necesitan”, dijo el presidente Trump el día de ayer. Hoy, cumplió con su palabra.

Entre las órdenes firmadas destaca una de las más esperadas resoluciones, que anuncia que se proporcionarán 400 dólares adicionales por semana, a las decenas de millones de personas que quedaron sin trabajo durante la crisis sanitaria. Lo que implica 200 dólares menos de los que se habían aprobado cuándo comenzó la pandemia y se pagaron hasta la semana pasada.

Tanto los republicanos como muchos empresarios, han argumentado que los 600 dólares de ayuda fueron un desincentivo para que los estadounidenses desempleados intentaran regresar al trabajo.

El presidente Trump también anunció la suspensión de la recaudación de impuestos sobre la nómina, una idea que ha planteado reiteradamente pero que ha sido rechazada tanto por los demócratas como por algunos de sus representantes republicanos en el Congreso.

También se detendrán los desalojos de viviendas en alquiler que tienen respaldo financiero federal, y se extenderá el cero por ciento de interés en préstamos estudiantiles financiados por el gobierno federal.

Nancy Pelosi y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, ofrecieron el viernes reducir el monto del paquete de ayuda propuesto para el virus del PCCh de 3400 millones de dólares a 2400. Lo cual implicaría más del doble de lo que pretenden implementar los republicanos (1.000 millones de dólares).

Los negociadores de la Casa Blanca, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el jefe de gabinete, Mark Meadows, rechazaron la oferta.

Los demócratas ya habían advertido que las órdenes ejecutivas, que finalmente hoy concretó el presidente Trump, son legalmente dudosas y probablemente serían impugnadas en los tribunales.

Por lo que es probable suponer que algunas de las medidas enfrenten desafíos legales, ya que la Constitución de los Estados Unidos otorga al Congreso autoridad sobre el gasto federal.

El presidente Trump también reconoció que es probable que las medidas generan algunos inconvenientes legales. Cuándo ayer en conferencia de prensa fue consultado al respecto, respondió: “Siempre te demandan (…) Probablemente nos demandarán”, aunque minimizó la gravedad del asunto.

Andrés Vacca – BLes.com