Redacción BLes– El martes primero de septiembre el Departamento de Justicia anunció reformas importantes a implementar en la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), en respuesta a las denuncias sobre varios errores cometidos durante la campaña presidencial de Donald Trump en el 2016.

Acorde a lo informado por Reuters, el fiscal general William Barr publicó dos memorandos en los cuales se describen algunos cambios a implementar en el FBI, uno es la creación de una oficina de auditoría interna que sea lo suficientemente rigurosa a la hora de hacer veeduría de las actividades de la Oficina.

En el otro memorando se especifica que para que el FBI pueda monitorear las comunicaciones de un candidato electo, de campañas políticas o de un funcionario público, el director de la agencia primero debe presentar una solicitud ante el Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, la cual debe de cumplir además con algunos requisitos.

“Las reformas adicionales anunciadas hoy, en las que trabajamos en estrecha colaboración con la oficina del Fiscal General, se basarán en los esfuerzos del FBI para reforzar su programa de cumplimiento”, expresó a través de un comunicado el director del FBI, Christopher Wray.

Con la medida se espera una mayor rigurosidad a la hora de ejecutar órdenes de vigilancia secreta bajo la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, o FISA luego de que el FBI recibiera acusaciones por llevar a cabo la denominada operación “Crossfire Hurricane” mediante la cual se espió a Carter Page, exasesor de campaña de Trump, para buscar alguna colusión con el gobierno ruso.

“FISA es una herramienta crítica para garantizar la seguridad de los estadounidenses, particularmente cuando se trata de combatir el terrorismo”, escribio el fiscal general Barr en un comunicado.

“Sin embargo, el pueblo estadounidense debe tener confianza en que el gobierno de los Estados Unidos ejercerá sus autoridades de vigilancia de una manera que se protejan las libertades civiles de los estadounidenses, evite la interferencia en el proceso político y cumpla con la Constitución y las leyes de Estados Unidos”, agregó Barr, acorde a lo informado por el Washington Examiner.

De implementarse los cambios antes de las elecciones programadas para noviembre, el FBI tendría la capacidad de advertir a las campañas sobre la existencia de interferencia extranjera, dado el caso de que se presente, según informó CBS.

El medio antes citado indica que el inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz indicó que si bien el FBI al iniciar la investigación estaba justificado y no indicó ningún sesgo político, afirmó que hubo “inexactitudes y omisiones importantes” en cuanto al manejo de las solicitudes de FISA.

Hasta ahora el caso más notorio recae sobre la investigación del abogado del FBI, Kevin Clinesmith, quien compareció el mes pasado ante un tribunal federal, y se declaró culpable de hacer una declaración falsa en el primer caso penal derivado de la investigación del fiscal John Durham sobre la legitimidad de la campaña presidencial de Donald Trump.

Las solicitudes presentadas ante el Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera deben de estar sometidas a una revisión de “precisión e integridad” por parte de un agente del FBI, que no tenga un vínculo con la investigación y los abogados del FBI, quienes deben informar al fiscal general, al fiscal general adjunto y al fiscal general adjunto de seguridad nacional sobre sus recomendaciones.

Según afirmó el director del FBI, Christopher Wray, “Las reformas adicionales anunciadas hoy, en las que trabajamos en estrecha colaboración con la oficina del Fiscal General, se basarán en los esfuerzos del FBI para reforzar su programa de cumplimiento”.

“FISA es una herramienta indispensable que utiliza el FBI para proteger a nuestro país de amenazas a la seguridad nacional, y los estadounidenses pueden estar seguros de que el FBI sigue dedicado a fortalecer continuamente nuestros esfuerzos de cumplimiento de FISA, y garantizar que nuestras autoridades de FISA se ejerzan de manera responsable”, agregó Wray, según lo expuesto por el Washington Examiner.

César Munera – BLes.com