Nota del editor: El señor Jiang Guobo, un antiguo funcionario del gobierno a nivel de provincia, recuerda su experiencia antes y después de practicar Falun Dafa y cómo pasó de ser un funcionario corrupto a vivir como una persona honesta y recta que se ganó el respeto de sus colegas, supervisores y de los habitantes del pueblo a los que ayudaba. Sin embargo, después de que el régimen comunista comenzara a perseguir la práctica espiritual, el señor Jiang fue despedido de su puesto, arrestado, detenido, condenado y brutalmente torturado por su fe en Falun Dafa.

Tortura inimaginable

Desde que el régimen comunista de China lanzó la persecución a nivel nacional contra Falun Dafa en julio de 1999, fui arrestado 13 veces, encarcelado en un campo de trabajos forzados tres veces y condenado a cinco años de prisión por defender mi creencia en la “Verdad-Benevolencia-Tolerancia”. Además, el régimen me extorsionó más de 4600 dólares en efectivo y objetos de valor.

Durante mi estancia en los centros de detención, en los campos de trabajos forzados y en la prisión, fui sometido a un total de 77 tipos diferentes de tortura, incluyendo la electrocución con porras, el encadenamiento a una silla de hierro, esposado a una cama de muerte en posición de águila abierta, el atado a un banco de tigre y la alimentación forzada con drogas desconocidas y agua con ají. Me llevaron al borde de la muerte 39 veces.

La crueldad inimaginable y el dolor insoportable que experimenté en un centro de detención concreto convirtieron mi vida en un infierno. Me alimentaron a la fuerza con veneno agudo y agua de ají picante, lo que me hizo vomitar pus verde. Me encadenaron a una cruz en posición de águila abierta durante 20 días. Mi compañero de celda dijo que nadie antes había durado más de dos días en la cruz sin pedir clemencia. Cuando me bajaron de la cruz, no podía estar de pie y tuve que arrastrarme hasta mi celda.

Tres secciones de mi columna vertebral se rompieron tras ser sujetadas contra un bloque de madera horizontal. Perdí la visión del ojo derecho por la tortura, de la que no me recuperé durante mucho tiempo. No podía orinar y tenía que utilizar una sonda para aliviarme. No pude defecar durante 26 días consecutivos. Después de 20 días, había perdido más de 40 kilos y me desmayé innumerables veces durante las sesiones de tortura.

Sin embargo, lo que sigue es lo que soporté durante mi último arresto en 2009 y la detención y el encarcelamiento que siguieron.

Arresto

Resulta irónico que justo el día antes de que me detuvieran en febrero de 2009, mi supervisor me dijera: ” Señor Jiang, trabajar con usted es una de las cosas que más espero este año. Estoy muy contento de que esté en mi equipo”.

A la mañana siguiente, llegué al trabajo sobre las 7:50 de la mañana, como de costumbre. Mientras aseguraba mi moto en los racks frente al edificio de oficinas, una furgoneta de tamaño medio apareció detrás de mí.

Oí que alguien gritaba mi nombre, me di la vuelta y vi a seis jóvenes caminando hacia mí. El que iba delante me asfixió, dos me retorcieron los brazos, dos me sujetaron las piernas y uno me agarró por la cintura. Me levantaron y me dejaron caer de cara. Me esposaron las manos a la espalda y me pusieron una capucha negra en la cabeza. Me metieron en un coche, que se marchó rápidamente.

Todo el proceso duró menos de un minuto, y comprendí que me estaban deteniendo de nuevo por practicar Falun Dafa (también llamado Falun Gong).

Llegamos a un hospital después de unos 20 minutos. Me sacaron del coche, me llevaron dentro y me tiraron al suelo. Alguien me levantó el pie y me arrastró por la planta del hospital a diferentes departamentos para que me hicieran un examen físico completo. Me esposaron y me cubrieron la cabeza todo el tiempo.

Al cabo de unos 30 minutos, volvieron a tirar de un pie para llevarme a un coche. Mi cabeza golpeó cada uno de los cinco escalones de piedra cuando salimos del edificio del hospital. Me zumbaba la cabeza y me sentía mareado como si el cielo diera vueltas. Fue horrible.

Recreación de la tortura: arrastrado. (minghui.org)

Sin embargo, los jóvenes se rieron cuando mi cabeza golpeó rítmicamente la escalera con un fuerte “golpe”. Me arrastraron durante más de 30 metros por el camino de grava del patio. Me levantaron de nuevo y me metieron en el coche.

“Nos encargaremos de que esta vez mueras”

Por fin me quitaron la capucha negra cuando estábamos en la sala de guardia del Centro de Detención del Condado de Changle. Reconocí a los agentes que me detuvieron como de las divisiones de Seguridad Interior de la ciudad de Weifang y del distrito de Kuiwen. Uno de ellos me dijo: “Llevamos mucho tiempo queriendo atraparte, pero no hemos podido reunir suficientes pruebas contra ti”. Uno de los practicantes de Falun Dafa, llamado Cao, te echó toda la culpa esta vez y, chico, estás metido en un buen lío. Sabemos muy bien que no cometiste ningún delito, pero seguro que esta vez nos encargaremos de que mueras”.

El Centro de Detención del Municipio de Changle estaba fuera de la vista del público, por lo que la policía podía utilizar los métodos de tortura más crueles conmigo. Me ataron a una silla de hierro la noche que llegué y no me dieron comida ni bebida durante 33 horas, ni me permitieron usar el baño.

Con las directivas de las divisiones de seguridad interior de la ciudad y del distrito, me dejaron en la silla de hierro durante los seis meses siguientes. La policía realizó largos interrogatorios, a veces durante toda la noche. Me encerraban en posición sentada en todo momento y no podía acostarme para descansar. Soporté un frío extremo y un calor sofocante durante esos seis meses. Tenía los pies hinchados y me dolían mucho. También tuve taquicardias.

Salpicado con desinfectante concentrado

El oficial Sun se hizo cargo del turno un día y me preguntó algo de forma grosera. Cuando no respondí, se levantó y me insultó furiosamente. Completamente enfadado, Sun cogió una botella de desinfectante que estaba en el alféizar de la ventana. Vertió el producto químico altamente concentrado en la funda de plástico de un gran termo, lo introdujo por un gran agujero en la alambrada que nos separaba y me salpicó la cabeza y la cara.

Encerrado en la silla de hierro, no pude esquivar y me salpicó. Sun no se rindió: utilizó la misma manga del termo para sacar agua fría del patio y me salpicó una docena de veces más.

Mi ropa quedó empapada por dentro. El desinfectante y el agua se deslizaron por mi cuerpo, llenaron mis zapatos e inundaron el suelo. Era invierno y hacía mucho frío. Me congelaba y temblaba. Sun me dejó encerrado en la silla.

Mi ropa, mis zapatos y mis calcetines acabaron por secarse. La piel de mi cuerpo, y mi pelo y cuero cabelludo estaban quemados. Perdí el 70% del pelo durante los seis meses siguientes, sufrí picores en el cuero cabelludo y desarrollé un exceso de caspa.

Encadenado a una “cama de la muerte” por tres semanas

La “cama de la muerte” era una gran cama de madera hecha en casa con cuatro anillos de hierro en sus cuatro esquinas. Había un agujero del tamaño de un lavabo en el centro de la cama para que la persona hiciera sus necesidades. El agujero solía estar cubierto por una tabla de madera sujeta con clavijas metálicas. Sin embargo, cuando me encerraron en la cama, las clavijas metálicas se sustituyeron por palos de bambú que se desgastaron y rompieron en un día. Mis nalgas cayeron en el agujero y quedaron atrapadas.

Recreación de la tortura: atado a una cama de muerte (minghui.org)

Estar encadenado a una cama de muerte es similar a estar encadenado a una cruz. Mis manos y pies estaban extendidos y encadenados a las cuatro anillas de las esquinas, y no podía mover los pies. Las anillas metálicas me cortaban los tobillos y me hacían sangrar. Todo mi cuerpo se puso rígido después de un rato y el dolor era insoportable. Apreté los dientes y conté los minutos. El hecho de no poder mover las piernas durante un largo periodo de tiempo me provocó la pérdida de sensibilidad en la parte exterior del muslo izquierdo, que tardó tres años en recuperarse.

Estar encerrado en la cama de la muerte hizo que aliviarme fuera una tarea muy difícil. Aguanté todo lo que pude. Cuando no podía aguantar más, me metía en los pantalones y me ensuciaba. Como resultado de tratar siempre de aguantar, me volví incontinente. A veces no podía orinar aunque lo necesitaba, lo que provocaba que se me hinchara el estómago. El dolor era indescriptible.

Encerrado en una silla de hierro por meses

Durante al menos cinco de los seis meses que fui interrogado, estuve encerrado en la silla de hierro de la sala de interrogatorios, con las únicas excepciones de estar encadenado a una “cama de la muerte” durante tres semanas, pasar tres noches en la litera de mi celda y que me administraran fluidos intravenosos, siete veces y unas 10 horas cada vez, en un hospital.

Representación de la tortura: la silla de hierro. (minghui.org)

Nevó tres veces mientras estaba encerrado en la silla, y la temperatura en la sala de interrogatorios a menudo bajaba de cero por la noche. La policía se llevó mi chaqueta de invierno y me dejó sólo dos pantalones finos. Podía soportarlo durante el día, pero durante las horas más frías de la noche me congelaba y temblaba sin control. A mediados de marzo, un guardia abrió la ventana que estaba encima de la puerta detrás de mí y la dejó abierta, por lo que había una corriente de aire constante que me helaba hasta los huesos. A menudo perdía el conocimiento debido al frío helado.

Los mosquitos

Pasé todo el verano en la silla de hierro de la sala de interrogatorios. En verano hace un calor insoportable y todo el mundo intenta evitar los mosquitos. Todas las celdas del centro de detención tenían puertas y ventanas con mosquiteros, excepto la sala de interrogatorios. Los agentes encargados de mi caso pasaban mucho tiempo en el patio abanicándose, o se quedaban en la sala de guardia con puerta de mosquitero y ventanas. Incluso durante el poco tiempo que pasaban en la sala de interrogatorios, se rociaban con repelente de mosquitos. Sin embargo, la puerta de la sala de interrogatorios se dejaba abierta de par en par. Estaba encadenado a la silla de hierro con las manos esposadas a la espalda y me picaban constantemente los mosquitos.

Manos esposadas a la espalda

Para protestar por el trato inhumano, inicié una huelga de hambre. Me introdujeron una sonda de alimentación en el estómago a través de la nariz y la sujetaron a la cabeza con tela y cinta adhesiva. Me esposaron las manos a la espalda porque los guardias pensaron: “Te sacarías la sonda si no lo hacíamos”.

Representación de la tortura: manos esposadas a la espalda. (minghui.org)

Mis manos estaban esposadas detrás de la espalda las 24 horas del día. Cuando me dormía, me despertaba en un par de minutos debido al dolor. Poco a poco fue aumentando de 5 a 10 minutos antes de que me despertara con dolor. Durante los más de cinco meses que estuve esposado por la espalda y encerrado en la silla de hierro, no dormí más de dos horas hasta que me trasladaron fuera del centro de detención en 2010.

Después de estar esposado a la espalda durante un largo periodo de tiempo, los brazos suelen estar tan entumecidos que no se pueden mover cuando se quitan las esposas de repente. Después de una semana de estar esposado, uno no puede levantar los brazos durante tres días. Después de 10 días de estar esposado con las manos en la espalda, uno no puede levantar los brazos por encima del hombro durante 5 días.

Estuve esposado con las manos a la espalda durante 5 meses. Muchos me dijeron que mis brazos quedarían inutilizados de forma permanente.

Amenazas e intimidación

Me dijeron más de 40 veces en el periodo de dos meses, desde mediados de mayo hasta mediados de julio de 2009, que los funcionarios de la ciudad habían dado directivas en relación con mi caso: lo único que hacía falta era que dijera que dejaría de practicar Falun Dafa. Si decía eso, me liberarían al día siguiente y recuperaría mi trabajo al día siguiente como funcionario del gobierno del municipio. Recibiría todo mi salario retenido y se me asignaría una vivienda. Sin embargo, guardé silencio.

Antes de practicar Falun Dafa, tenía enfermedades terminales y estaba al borde de la muerte. Estaba moralmente corrompido y me dirigía a la autodestrucción. Pero Dafa me cambió desde el fondo y me convirtió en una persona considerada y honesta y en un buen funcionario. ¿Cómo podría abandonar la práctica de Dafa? ¿Cómo puede una persona despierta renunciar a su fe en la Verdad-Benevolencia-Tolerancia?

Al ver que no me conmovía ninguna de las seducciones ofrecidas, la policía volvió a su verdadera naturaleza. El subjefe del equipo Sun me amenazó cinco veces. Sus palabras fueron las siguientes

1. “¿Crees que sigues siendo el jefe? ¿Sigues al mando de otros funcionarios del gobierno que siempre te adularon? Déjame decirte que ahora vales menos que un excremento de perro. Esta gente puede acusarte del delito que quiera y tú no puedes hacer nada al respecto”.

2. “No pienses ni por un segundo que no te van a condenar sólo porque no hablas. Déjame decirte que podemos fabricar fácilmente pruebas contra ti, siempre y cuando los oficiales a cargo de este caso lo firmen todos. Sería muy fácil ponerte entre rejas durante 15 o incluso 18 años”. Lo que dijo de “fabricar pruebas contra ti” fue exactamente lo que hizo.

3. “Matarte es tan fácil como matar a una hormiga. No tendremos ninguna consecuencia y puede que hasta nos asciendan”.

4. “¿No te has dado cuenta en todos estos años que los casos de Falun Dafa se manejan de la misma manera que la política de un solo niño? No hay base legal ni consecuencias de ningún tipo. Podemos condenarte a 15 años por los mismos cargos que te enviaron al campo de trabajos forzados. No puedes hacer nada al respecto. Incluso si fuiste acusado erróneamente y moriste injustamente, nadie se atreve a ayudarte a menos que no quieran sobrevivir bajo el Partido Comunista Chino (PCCh)”.

5. “¿Crees que serás liberado tras unos días de detención o unos días de trabajos forzados como antes? Es imposible. Puede que ni siquiera salgas vivo del centro de detención. Incluso si sales con vida, no podrás salir de la prisión. Supongamos que tienes la gran suerte de que tu condena termine antes de morir, simplemente te condenarían a unos cuantos años más, fabricando un cargo al azar. Si después de eso sigues vivo, simplemente ampliarían tu condena. Es tan fácil encontrar faltas para extender tu condena; cualquier cargo al azar serviría. Todo lo que digo es que no hay forma de que salgas vivo y seas una persona libre nunca más”.

Tras finalizar mi condena de cinco años de prisión en diciembre de 2009, los interrogatorios cesaron y los agentes de policía salieron del centro de detención. Me trasladaron fuera de allí después de ocho meses y medio.

Encarcelamiento

Debido a las torturas sufridas en el centro de detención, estaba extremadamente débil cuando llegué a la prisión de hombres de Shandong y fui hospitalizado de inmediato. Los guardias de la prisión me visitaron y acosaron en el hospital para que renunciara a mis creencias. Cuando su intento fracasó, me trasladaron de nuevo a la prisión.

Luego me trasladaron a la Prisión Provincial de Shandong en marzo de 2020. Esta prisión ha albergado a un gran número de hombres practicantes de Falun Dafa desde 2002. Los practicantes fueron enviados desde toda la provincia para ser encarcelados aquí.

En marcado contraste con ser “moderna y civilizada”, como proclama el Ministerio de Prisiones, entre las cuatro paredes de esta instalación se cometen todo tipo de delitos organizados, dirigidos a los practicantes de Falun Dafa. Los administradores y los guardias utilizan la violencia y el lavado de cerebro para que los practicantes renuncien a sus creencias. Doce practicantes de Falun Dafa murieron mientras estaban encarcelados allí antes de que yo llegara.

El primer día que llegué le hablé a un guardia sobre la Dafa. Le conté mi experiencia como guardia de la prisión y le expliqué que convertirse en una mejor persona a través de la cultivación de Dafa no está mal, sino que la persecución está mal. Cualquiera que participe en la persecución tendrá que asumir las consecuencias algún día, le dije.

Sin embargo, nadie me escuchó.

Castigo corporal, privación del sueño y palizas

Para “transformarme” y conseguir que renunciara a mis creencias, los guardias utilizaron una serie de métodos despreciables y malvados, como castigos corporales, palizas y agresiones sexuales.

El subdirector Zhang y otros me obligaron a sentarme en un pequeño taburete o a permanecer de pie durante largos periodos de tiempo. Me hacían sentar en un pequeño taburete de plástico todos los días y no me permitían moverme, y la sesión más larga fue de 17 horas seguidas. Los reclusos criminales estaban asignados a vigilarme las 24 horas del día. Si me movía mínimamente, me pegaban y a veces me golpeaban. Me golpearon más de 60 veces mientras estuve allí, incluso me tiraron al suelo el primer día.

Recreación de la tortura: permanecer sentado por largos periodos de tiempo. (minghui.org)

Permanecer sentado sin poder moverme me afectó. Me salieron llagas en las nalgas que eran extremadamente dolorosas. Sin embargo. Me vi obligado a seguir sentado. Como resultado, mis nalgas se pudrieron en algunos lugares.

Los guardias también me hacían permanecer de pie junto a mi cama durante largos periodos de tiempo, siendo 11 horas el más largo. No se me permitía ir a la cama cuando mis compañeros de celda lo hacían por la noche. Era el subdirector Zhang quien decidía cuándo podía irme a la cama.

Mis pies nunca se recuperaron del todo de las lesiones anteriores, y ahora la hinchazón y el entumecimiento eran más graves. Después de 40 días de estar de pie o sentado durante largos periodos de tiempo, mis pies se pusieron morados y negros, y poco a poco perdí la sensibilidad en los pies. Se me hincharon y no podía llevar ningún zapato. Pero el subdirector Zhang no se detuvo, y me obligó a estar sentado o de pie durante periodos de tiempo cada vez más largos.

Una noche, después de estar de pie durante 11 horas, se me entumecieron los pies por completo. No podía seguir de pie y me caí al suelo. Sin embargo, no se me permitió ir a la cama. El recluso Liu me apoyó y me hizo sentar en un pequeño taburete hasta las 2 de la mañana.

Los reclusos Liu y Sun me agredieron verbalmente y me golpearon un mes después de estar allí encarcelado. Liu me golpeó tan fuerte que mi oído derecho quedó completamente sordo. Un mes después, el recluso Yan me dio una patada en la entrepierna y me lesionó los genitales. Tardé más de tres años en recuperarme.

Palizas y agresiones

Los guardias de la División nº 11 se encargaron de que los reclusos delincuentes Wei, Liu y Sun me humillaran y maltrataran. Liu y Sun intentaron alimentarme a la fuerza con una sustancia desconocida de una gran botella de Sprite. Me resistí y finalmente se rindieron. Liu intentó bajarme los pantalones y tocar mis partes íntimas, como había hecho con otros practicantes de Falun Dafa. Le dije con firmeza: “Liu, tienes la misma edad que mi hijo. Yo soy mayor que tu padre. Si me insultas, ¿no es lo mismo que insultar a tu padre?”. Sólo entonces se detuvo.

Justo cuando Liu se detuvo, Sun me abofeteó con fuerza, ensordeciendo mi oído derecho de forma permanente. Sun y Liu me llevaron a la cama. Con Sun sentado en la parte superior de mi cuerpo, Liu se sentó en mis rodillas, me quitó los calcetines y utilizó un palo de plástico roto de una percha para rascar el centro de mis pies con mucha fuerza. Fue de un lado a otro más de 30 veces, lo que me provocó una hinchazón en las plantas de los pies. Tuve dificultades para caminar durante los cinco días siguientes.

Los guardias de la división asignaron a otro delincuente, Yan, de unos 36 años, para que me golpeara y torturara a principios de abril de 2010. Yan era despiadado y me pegaba más fuerte que Liu y Sun. Un puñetazo o una patada suya me hacía retroceder más de tres metros. En dos semanas, Yan me golpeó y agredió verbalmente más de 40 veces.

Recreación de la tortura: palizas (minghui.org)

Una mañana, Yan me dio una patada en la entrepierna con los dedos de los pies. Me agaché en el suelo, sudando de dolor. Esto me hizo perder la función sexual durante tres años y medio. Mis genitales se volvieron negros y morados. El recluso Ren, que vio mis genitales en la ducha, predijo que no me quedaba mucho tiempo de vida, alegando que había visto genitales de personas muertas y eran del mismo color.

Amenazas de muerte

El recluso Zhang y otras personas asignadas para vigilarme me amenazaron repetidamente de muerte. Cuando Zhang vio que mis pies estaban hinchados y negros y morados, me dijo lo siguiente en cinco ocasiones diferentes.

“No hay cura para tus pies: sólo tienes que esperar a que te los amputen. De hecho, tendrás suerte si te amputan y acabas sólo con una discapacidad. Lo peor que te puede pasar es que no llegues a vivir. Ya te digo que el procurador tiene preparada una caja (una urna) y un papel (una esquela) para cuando des tu último aliento. Una vez que lo hagas, el informe de la autopsia saldrá a la luz y dirá que has muerto por causas naturales. La prisión no tendrá nada que ver. Nadie tiene la culpa y nadie será responsable. Tu mujer y tu hijo vendrán a recoger la caja, y tu padre y tu madre llorarán durante algún tiempo”.

“Es fácil que te maten, como matar a una hormiga”.

El preso Teng también me dijo varias veces: “Hermano, te diré la verdad. Esta vez los policías te enviaron aquí a morir; nunca planearon que salieras vivo de aquí. Cada prisión tiene una cuota de muertes de 5 de cada 1.000. Si mueres aquí, está dentro de la cuota y la prisión no será responsable”.

Institución mental

Hasta mayo de 2012, estuve en una división dedicada a reclusos con enfermedades mentales. Durante ese tiempo, fui amenazado por el recluso Jin, un delincuente de unos 50 años que sufría un trastorno bipolar. En tres ocasiones, cuando Jin se cruzó conmigo en el baño, gritó delante de todos y juró que me mataría.

Administración de una sustancia desconocida

Me trasladaron de nuevo a una división común a finales de mayo de 2012. Los guardias y los reclusos empezaron a poner una sustancia desconocida en mi agua y mi comida. Me sometieron al más insidioso y cruel envenenamiento.

Instigado por un oficial correccional de la división, el recluso Fengzi me alimentó a la fuerza a través de un tubo insertado en mi nariz el sexto día del Año Nuevo Chino de 2013. No tomé más comida ni agua durante el resto del día. Me desperté en mitad de la noche con un fuerte dolor de cabeza y, al abrir los ojos, sentí que el mundo daba vueltas. Inmediatamente cerré los ojos y no me atreví a volver a abrirlos durante las tres horas siguientes. Tenía un dolor de cabeza palpitante y me sentía mal. Mi estómago se revolvía con tanta violencia que asomé la cabeza fuera de la cama y vomité. A las 7:10 de la mañana, había vomitado una docena de veces y conté siete veces que había sangre en mi vómito.

Li, el jefe de la división, llegó un poco después de las 9 y preguntó: “¿Qué pasa? ¿Debemos ir a un hospital?”. Le dije: “Creo que alguien puso veneno en mi comida. Me siento mareado y me duele mucho la cabeza. También encontré sangre en mi vómito”.

Estuve en cama los tres días siguientes y no me alimentaron a la fuerza. Sólo iba al baño una vez al día, sosteniéndome en la cama. Mi orina era roja, lo que indicaba que podía haber sangre en ella.

A partir del tercer día después del envenenamiento, encontré sangre en mis heces durante nueve días seguidos. También experimenté intensos mareos. Como una persona de 80 años, me sentaba, me levantaba de la cama y caminaba lentamente, pero a los pocos minutos volvía a sentirme mareado.

Estos episodios se repitieron cada mes, más o menos, durante los seis meses siguientes, y cada uno de ellos duró unos cinco días. Uno de ellos fue el 17 de marzo de 2013, alrededor de las 10:30 de la noche. En ese momento estaba acostado en la cama y de repente me sentí mareado y vomité. La frecuencia de los episodios fue disminuyendo y sucedieron cada dos meses durante los seis meses siguientes.

Tres días después de salir de la cárcel, me sentí tan mareado que no podía salir de la cama ni comer. No podía abrir los ojos. Duró cinco días y luego volvió a ocurrir cada cinco días. Una vez estuve fuera de la ciudad para un entrenamiento, y a los dos días empecé a sentirme extremadamente mareado y vomité en el baño. Me acosté a descansar y me desmayé durante cinco horas.

Últimamente leí muchos informes de Minghui sobre casos de practicantes de Falun Dafa que fueron envenenados en detención o prisión. Uno de los informes es sobre una practicante que fue envenenada en prisión, y después de su liberación, sus pies se volvieron negros y finalmente se perdieron. Es difícil de imaginar o creer sin ver las fotos. Sin embargo, como yo mismo experimenté síntomas muy similares, sé que es real.

Mis piernas y pies se hincharon mucho en marzo de 2016. Un día noté que la parte inferior de mis piernas se volvió de un color oscuro grisáceo, en contraposición al color pálido normal de la piel del resto de mi pierna.

Lo que expuse aquí es sólo la punta del iceberg en cuanto a los innumerables crímenes que el régimen comunista chino cometió contra los practicantes de Falun Dafa. La persecución sigue teniendo lugar en China hasta el día de hoy. Espero que al compartir lo que he pasado, la gente vea la naturaleza malvada del PCCh, y ojalá el pueblo chino se separe del malvado Partido.

(Escrito el 31 de agosto de 2020. El señor Jiang Guobo falleció el 29 de abril de 2021).

Fuente: minghui.org

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.