Redacción BLes – La compañía TikTok contrató en la última semana a varios expertos en temas de políticas públicas para ejercer presión en los gobernantes y hacer frente a la posible prohibición de la aplicación en los Estados Unidos. 

TikTok no se detiene. En medio de la creciente preocupación por parte de la administración Trump sobre los peligros para la seguridad nacional que representan esta y otras plataformas chinas, TikTok está reclutando un fuerte equipo de “lobbistas” para hacer frente a la posible prohibición de la aplicación en los Estados Unidos, según anunció el Secretario de Estado Mike Pompeo la semana pasada en Fox News. 

Según informó CNBC, la semana pasada se incorporaron a la oficina de políticas públicas de TikTok varios expertos en el tema, entre ellos Michael Hacker, quien previamente trabajó como asesor principal de House Majority Whip James Clyburn (D-S.C). Además se sumaron: Michael Bloom (vicepresidente senior de Internet Association), Carolyn Lowry ( K&L Gates), Dayo Simms (profesional de privacidad para Uber), Albert Calamug (asesor de políticas en el área de defensa y aeroespacio). También se unió al equipo recientemente Kim Limpsky, quien fue director del Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado. 

El equipo ingresante está bajo el ala de Michael Beckerman, ex CEO de Internet Association, el poderoso grupo que representa a las principales empresas mundiales de Internet en cuestiones de política pública.

 La aplicación de origen chino para la creación de videos cortos y sincronización con música es la más descargada en lo que va del año. Se estima que tiene más de 2 mil millones de descargas en todo el mundo en App Store y Google Play, según las estimaciones de Sensor Tower Store Intelligence.  

La creciente popularidad de esta plataforma ha puesto en alerta a la administración Trump, y ya desde el año pasado se viene debatiendo acerca del peligro que representa para la seguridad nacional y la privacidad de los usuarios, dado que las empresas chinas deben compartir la información de los usuarios con Beijing y el Partido Comunista chino. “TikTok es propiedad de una compañía china que incluye a miembros del partido comunista chino en el liderazgo, y la ley china exige que comparta datos de usuarios con Beijing. TikTok ha admitido que ha enviado datos de usuarios a China. Para decirlo sin rodeos, esto es un gran riesgo de seguridad para el pueblo estadounidense”, dijo en una audiencia del Senado el legislador republicano Josh Hawley en marzo de este año. 

La reacción de TikTok ante esas declaraciones fue rápida y en mayo incorporó un nuevo CEO estadounidense, Kevin Mayer, ex ejecutivo de Disney, para argumentar que la empresa no tiene su sede central en China y que no reporta a Beijing. Hawley expresó en un Tweet: ” …@tiktok_us me dijo previamente que no podían asistir a las audiencias y testificar porque los ejecutivos se encontraban en #China. Pero este nuevo ejecutivo vive en los EE.UU. Espero tener noticias suyas. Bajo juramento”.  https://t.co/XPfiVpo9Ta – Josh Hawley (@HawleyMO) 18 de mayo de 2020.

En medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, la prohibición de TikTok en los Estados Unidos podría significar un golpe muy bajo para la empresa oriental, que en el mes de junio también fue prohibida en la India, donde se encontraba la mayor parte de sus usuarios. 

Cecilia Borrelli – BLes