Redacción BLesEl Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés), lanzó una investigación en todo el estado de Texas tras recibirse graves denuncias que afectan en principio a cinco centros de detención de menores, donde se habrían realizado abusos físicos y sexuales contra niños menores de edad por parte del personal de trabajo.

Según informó en un comunicado oficial el miércoles 13 de octubre la Fiscal General Adjunta de Derechos Civiles, Kristen Clarke, con demasiada frecuencia, los niños recluidos en centros de detención de menores están sujetos a abuso y maltrato y privados de sus derechos constitucionales. 

En este contexto Clarke agregó que los funcionarios estatales tienen la obligación constitucional de garantizar una seguridad razonable para los niños en estas instituciones y por este motivo se desarrollará una profunda investigación en Texas para llegar a conclusiones sobre las denuncias recibidas.

Clarke explicó que la investigación del Departamento de Justicia analizará “si existe un patrón o práctica de daño como resultado del uso excesivo de restricciones químicas, el uso excesivo del aislamiento o la falta de servicios de salud mental adecuados”. Siendo el objetivo principal determinar si existen prácticas de abuso físico o sexual de niños en las instalaciones de Texas.

Durante los últimos años, al menos 11 miembros del personal de las instalaciones para menores en todo Texas han sido arrestados acusados de abusar sexualmente de niños bajo su cuidado. 

También hay informes de miembros del personal que han pagado a los niños con drogas y dinero en efectivo para agredir a otros niños.

Respecto a las denuncias sobre el abuso físico Clarke dijo: “También hay informes sobre el uso excesivo de fuerza por parte del personal sobre los niños, que incluye patear, golpear el cuerpo y asfixiar a los niños hasta el punto de perder el conocimiento”.

Otro de los puntos que serán analizados en la investigación es el aumento considerable de casos registrados de niños con “autolesiones” durante los últimos años, lo que en principio podría ser causado por un inadecuado tratamiento de salud mental por parte de los profesionales a cargo. 

Según reportó Fox News, la fiscal federal interina Jennifer B. Lowery del Distrito Sur de Texas, durante una sesión informativa dijo: “Los jóvenes, aunque estén confinados en un centro para menores, no deben ser abusados, maltratados o privados de servicios esenciales. Tenemos el deber de garantizar que los jóvenes encarcelados en nuestro estado sean retenidos en condiciones seguras y constitucionales”.

La Fiscal Federal Ashley C. Hoff del Distrito Oeste de Texas y el Fiscal Federal Interino Chad Meacham del Distrito Norte de Texas también estuvieron presentes para expresar su apoyo a la investigación del Departamento de Justicia.

El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, en julio de 2021 ya había solicitado al director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steven McCraw, que se realice una investigación profunda sobre las acusaciones que indicaban que los empleados del Departamento de Justicia Juvenil del estado se habían involucrado en un “comportamiento ilegal” con los jóvenes.

“La Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia Juvenil de Texas (TJJD) y el Defensor del Pueblo Independiente de TJJD han informado a los fiscales de múltiples acusaciones de que ciertos miembros del personal de TJJD han participado recientemente en un posible comportamiento ilegal”, dijo Abbott en la carta.

La Sección de Litigios Especiales de la División de Derechos Civiles del DOJ está llevando a cabo la investigación en cooperación con las cuatro oficinas del fiscal de Estados Unidos en el estado de Lone Star.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.