Redacción BLesEl estado de Texas comunicó oficialmente que está apelando la orden judicial publicada el miércoles 6 de octubre que intenta bloquear la ley de “latidos del corazón” de Texas, la cual entró en vigencia el mes pasado provocando una gran disputa entre los sectores provida y los izquierdistas que promueven la industria del aborto.

El juez federal, Robert Pitman, designado por el expresidente Barack Obama, emitió un fallo que bloquea temporalmente la prohibición del aborto en Texas que ha salvado a más de 3.000 bebés del aborto desde que se implementó.

“Se ordena que se prohíba preliminarmente al estado de Texas, incluidos sus funcionarios, agentes, empleados y cualquier otra persona o entidad que actúe en su nombre, hacer cumplir el Código de Salud y Seguridad de Texas”, escribió el juez Pitman en su Fallo de 113 páginas en el que bloquea la ley de latidos del corazón. 

El fallo declaró que la ley de Texas debería detenerse mientras las batallas legales sobre la ley pasan por los tribunales federales. 

En un comunicado oficial, la Casa Blanca festejó el fallo señalando que la decisión del juez Pitman es un paso importante hacia la restauración de los derechos constitucionales de las mujeres en todo el estado de Texas.

El estado de Texas y defensores de las políticas provida no tardaron en reaccionar. En declaraciones públicas y presentaciones judiciales emitidas pocas horas después del fallo del juez federal Pitman, los funcionarios de Texas anunciaron que llevarían el caso a un tribunal de apelaciones.

“No estamos de acuerdo con la decisión de la Corte y ya hemos tomado medidas para apelar de inmediato ante la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito”, escribió en Twitter el jueves por la mañana el fiscal general de Texas Ken Paxton, un republicano. “La santidad de la vida humana es, y siempre será, una de las principales prioridades para mí”.

El grupo provida Texas Right to Life, quien siguió de cerca y trabajó para que la ley de latidos del corazón se efectivice, reaccionó al fallo el miércoles por la noche y diciendo que “no le sorprendió” la resolución de Pitman.

“Este es el legado de Roe v. Wade: los jueces que atienden a la industria del aborto, primero elaboran una conclusión y luego buscan en las profundidades de la literatura legal una justificación más tarde”, dijo la organización en Twitter, refiriéndose a la histórica decisión de la Corte Suprema. 

La administración Biden se mostró desde el comienzo en contra de la resolución provida de Texas, y puso a disposición todo el aparato federal para contrarestar la histórica legislación.

Incluso, el Departamento de Justicia de Biden demandó al estado de Texas aproximadamente una semana después de que la ley entró en vigencia, el 9 de septiembre, y solicitó una orden judicial temporal que interrumpa la ley.

Ley de Latidos del Corazón

La ley, que entró en vigencia el 1 de septiembre, prohíbe los abortos después de que se detecten los primeros latidos del corazón, lo que generalmente ocurre alrededor de las seis semanas de embarazo.

Uno de los puntos más novedosos de la legislación, y también de los más criticados por los sectores izquierdistas, es que además de otorgar a los funcionarios estatales la autoridad para hacer cumplir la ley, les da a las partes privadas la capacidad de demandar al personal médico que realiza abortos prohibidos o incluso a cualquiera que “lo ayude o lo incite”.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.