Redacción BLes– La ex asistente informática de la empresa Dominion Voting System, Mellissa Carone, que denunció fraudes cometidos en el conteo de votos en el centro de convenciones de Detroit, Michigan, (TFC) el 3 de noviembre, desmintió las declaraciones del CEO de la empresa, John Poulos.

“Me tienen miedo y deberían tenerlo”, comentó Carone mientras refutaba cada una de las afirmaciones hechas por Poulos en defensa de las polémicas acciones realizadas con las máquinas de conteo de votos de la empresa que dirige, según The Gateway Pundit del 17 de diciembre. 

A pesar de que Poulos afirmó que había cajas de acero en las que se depositaban los votos después de contarlos debajo de las mesas de votación, Carone negó. 

Asimismo, Carone dijo que el software de Dominion estaba relacionado con el de la empresa Smartmatic, que también cuenta votos en varios países, a pesar de que Poulos lo negó. En este sentido existe un video en el que el CEO de Smartmatic admite que su empresa sí licenció software a Dominion. 

Carone también dijo que los empleados de Dominion con los que trabajó eran de ideología de izquierda radical y emitían “innumerables” declaraciones anti-Trump y anti-republicanas mientras laboraban, aunque Poulos dijo que no eran partidistas. 

Poulos declaró ante el Comité de Supervisión del Senado de Michigan el 15 de diciembre, luego de que los resultados presentados por un grupo de peritos forenses señalaran que sí se evidencia el fraude cometido con las máquinas de Dominion. 

Le recomendamos:

El software “está diseñado intencional y deliberadamente con errores inherentes para crear fraude sistémico e influir en los resultados de las elecciones”, dictaminaron los especialistas luego de auditar las máquinas usadas en el condado de Antrim. 

También comprobaron que fueron borrados de las máquinas registros electrónicos a finales de noviembre en contra de la ley estatal, y que hubo una total falta de seguridad alrededor de las máquinas de votación.

Asimismo que se presentó una elevadísima tasa de error del 68% en el procesamiento de las boletas, y que los funcionarios electorales podían cambiar una boleta manualmente con su software.

Poulos también negó la posibilidad de manipular los dispositivos con memorias USB, lo que Carone desvirtuó diciendo que tenía documentos internos de Dominion que evidencian la capacidad de conectar las máquinas en red a través de los puertos USB o Ethernet.

Carone incluso dijo que la noche del 3 de noviembre conoció al copropietario de Dominion, Nick Ikonomakis, a pesar de que se negó que hubiera estado en el lugar esa noche. 

“Sería demasiado notorio si el dueño estuviera presente, así que quieren encubrirlo, pero lo conocí esa noche, hablé con él esa noche, estaba allí aunque dicen que no lo estaba”, reveló Carone, según The Gateway Pundit. 

Y agregó: “Esto no se trata de mí como persona, se trata del fraude electoral que vi pasar frente a mí en el Centro TCF. Deberíamos tener los mismos estándares cuando estamos bajo juramento”.

“Las cosas que está diciendo [Poulos] están 100% en conflicto con las cosas que he dicho. Lo que estoy diciendo es la verdad. Mi historia no cambiará”, concluyó Carone.

José Hermosa – BLes.com