Redacción BLesSegún una reciente investigación publicada por la Universidad de California, en el espacio abundan las ‘supertormentas solares’ las cuales, si llegan a impactar en la atmósfera terrestre, podrían tener consecuencias catastróficas sobre todo en lo que respecta al servicio de internet que podría verse colapsado durante meses. 

La profesora asistente de la Universidad de California en Irvine, Sangeetha Abdu Jyothi, generó una gran conmoción cuando presentó la nueva investigación durante la conferencia anual de la Asociación de Maquinaria de Computación para su Grupo de Interés Especial sobre Comunicación de Datos (SIGCOMM) el mes pasado.

Según lo que advirtió Jyothi en el informe, la tormenta podría “provocar cortes de Internet a gran escala afectando a todo el mundo y durante varios meses”. Afectando principalmente a la red de cables submarinos, la cual constituye uno de los componentes principales en la infraestructura del servicio de internet global.

El escudo magnético natural que tiene la tierra, también conocido como ionósfera, protege al planeta de la constante radiación solar. Las partículas magnéticas rebotan en el escudo y se desplazan hacia los polos donde producen las famosas “auroras boreales” para luego disiparse. 

Ahora bien, en ocasiones muy especiales las erupciones solares provocan lo que se denomina eyección de masa coronal (CME), lo que vendría a ser una tormenta solar extremadamente fuerte que en caso de impactar contra la tierra, podría penetrar el escudo natural y causar una catástrofe en cualquier cosa impulsada por electromagnetismo.

Según la investigación de Jyothi, las redes eléctricas, los oleoductos y gasoductos y los cables de red son los más vulnerables a los impactos de los CME, mientras que los cables submarinos, que abarcan cientos o miles de kilómetros, son incluso más vulnerables que los cables terrestres, debido a su mayor tamaño.

En diálogo con el Wired, Jyothi aseguró que “nuestra infraestructura de Internet no está preparada para un evento solar a gran escala”, y que las consecuencias serían en principio apagones generalizados, atascos masivos de tráfico y un colapso en la cadena de suministro global, por nombrar algunos.

Además, en caso de verse afectados los cables submarinos, la complejidad de los mismos y el difícil acceso generaría grandes demoras hasta lograr repararlos.

La investigación señaló que “la distribución de la infraestructura de Internet está sesgada en comparación con la distribución de los usuarios de Internet”, y los climas de alta latitud están en mayor riesgo si ocurriera una tormenta solar.

“Estados Unidos es uno de los lugares más vulnerables con un alto riesgo de desconexión de Europa durante eventos solares extremos. Las conexiones intercontinentales en Europa tienen un riesgo menor debido a la presencia de una gran cantidad de cables terrestres y submarinos más cortos que interconectan el continente ”, señala el informe.

China, también sería de los países más afectados debido a que sus conexiones están realizadas a través de cableados más largos de lo normal.

La posibilidad de que la tormenta solar impacte contra la tierra sigue siendo baja, aunque no imposible. La investigación apunta a alertar sobre esta posibilidad y mejorar los sistemas de emergencia y reparación en situaciones críticas.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.