Redacción BLesTras un intenso reclamo de sectores progresistas basados en principios de la Teoría Crítica de la Raza, el ayuntamiento de Nueva York retiró este lunes la histórica estatua de uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, Thomas Jefferson, por su supuesto racismo. El expresidente fue además el primer autor de la Declaración de Independencia.

La estatua, que mide siete pies y pesa más de 400 kilogramos (860 libras), fue esculpida en 1833 y ha permanecido en las cámaras del consejo desde 1915. Fue entregada al ayuntamiento en 1834 por Uriah Phillips Levy, un oficial naval.

Un equipo de trabajadores pasó varias horas el lunes hasta poder lograr retirar la estatua de su pedestal en las cámaras del consejo. Luego fue llevada cuidadosamente en una caja de madera acolchada, en un corto viaje hasta la Sociedad Histórica de Nueva York donde estará guardada hasta que se decida su ubicación final.

Desde hace varios años que un grupo de concejales, inspirados por la Teoría Crítica de la Raza, vienen reclamando activamente la eliminación de la mencionada estatua, tras acusar a Jefferson de racista por haber tenido esclavos trabajando con él, como la gran mayoría de empresarios de la época.

Tras muchas discusiones, la semana pasada la comisión de diseño público de la ciudad, cuyos miembros son nombrados por el alcalde demócrata Bill de Blasio, decidió mover el histórico monumento del Consejo y llevarlo a algún lugar con menos circulación de gente.

La presidenta de la comisión, Signe Nielsen, dijo el mes pasado que de mover la estatua su deseo era trasladarla a “un lugar apropiado donde permanezca en el ámbito público”.

Finalmente la documentación publicada indica que la estatua de yeso pintada en 1833 irá al vestíbulo del primer piso del museo de Sociedad Histórica durante “aproximadamente seis meses” antes de finalmente ser colocada en una esquina de una sala de lectura. 

Quién fue Thomas Jefferson

Jefferson fue el tercer presidente de Estados Unidos entre 1801 y 1809 Su reconocida imágen figura en el billete de dos dólares y también se lo puede ver inmortalizado en el popular monte Rushmore. 

Una biografía presidencial publicada en el sitio web de la Casa Blanca lo llama “portavoz de la democracia” y “autor principal” de la Declaración de Independencia de 1776.

Jefferson era reconocido por ser un hombre de pocas palabras pero de mucha acción.

“Como ‘miembro silencioso’ del Congreso, Jefferson, a los 33 años, redactó la Declaración de Independencia. En los años siguientes, trabajó para hacer realidad sus palabras en Virginia. En particular, escribió un proyecto de ley que establece la libertad religiosa, promulgado en 1786”, se puede leer en la biografía.

Más allá de las opiniones políticas o ideológicas que lleven a conceptualizar positiva o negativamente a Jefferson, es innegable que ha sido una figura protagónica en los inicios históricos de los Estados Unidos y en parte ha marcado el rumbo de la grandeza actual del país. 

Entonces cabe preguntarse, ¿es necesario negar a los padres fundadores eliminando sus históricos homenajes sólo porque no se adaptan a las ideologías de un sector de la sociedad de hoy en día?

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.