Redacción BLes– La Federación Nacional de Minoristas (NRF) está haciendo circular una carta entre legisladores de ambos partidos la cual está dirigida al representante de comercio de los EE. UU. para conseguir apoyo para reducir las tarifas sobre los productos chinos, reportó Breitbart.

La carta dirigida a Robert Lighthizer y que fue firmada por dos representantes republicanos y dos demócratas intenta justificar su solicitud basada en la actual emergencia sanitaria causada por el virus PCCh.

“Le escribimos hoy para instar encarecidamente a que prorrogue todas las exclusiones activas de los aranceles de la Sección 301 de China, que actualmente está previsto que expiran el 31 de diciembre de 2020, durante un período de tiempo apropiado para proporcionar estabilidad económica mientras las empresas se enfrentan a las dificultades sin precedentes causadas por la pandemia de COVID-19.”

Las tarifas del 25% sobre los productos chinos que este sindicato intenta revertir, son parte de la política de ‘América Primero’ del presidente Trump, quien luego de embarcarse en una guerra comercial con Beijing, tomó diversas medidas para que las empresas estadounidenses traigan de nuevo sus fábricas a los Estados Unidos.

Le recomendamos:

Especialmente luego de que el régimen chino dejara salir a los 5 millones de chinos de Wuhan ya infectados con el virus PCCh a todo el mundo, la relación de ambos países declinó a medida que Trump señaló como responsable a Beijing por la pandemia.

En mayo de 2020, Trump anunció que los EE. UU. imponía un 25% de tarifas sobre 325 mil millones de productos chinos.

Peter Navarro, asesor comercial del gobierno encabezó un esfuerzo para que las empresas americanas regresen su manufactura al país, por medio de incentivos fiscales, etc., pero sindicatos como la Federación Nacional de Minoristas no hizo ningún esfuerzo por dejar de depender de China para su producción.

La propuesta del sindicato presenta un serio problema a largo plazo para los empleos estadounidenses y amenaza con revertir los logros de la Administración Trump que en febrero de este año, reportó unos 480.000 puestos de trabajo a lo largo de su gestión.

De hecho, si se cumplen los objetivos establecidos por Trump, la situación sería aún mejor.

Investigaciones de la Coalición para una América Próspera (CPA) revelaron que la reubicación de toda la producción farmacéutica hacia los Estados Unidos crearía más de 800.000 empleos estadounidenses. De la misma manera, la reubicación de todos los suministros médicos a los EE.UU. tiene el potencial de crear más de 300.000 puestos de trabajo en los Estados Unidos.

Mantener las tarifas sobre los productos chinos es una estrategia que a largo plazo, opinan la CPA, traerá millones de puestos de trabajo de vuelta los Estados Unidos en el 2024.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com