Redacción BLesEl sindicato de policías más grande de Nueva York, bajo el nombre de Asociación Benevolente de Sargentos (SBA) de NYPD, dio nuevamente su respaldo al presidente Donald Trump para la reelección a horas del cierre de urnas. En una declaración a Fox News el martes al mediodía, el presidente Ed Mullins dijo que la SBA alienta a los ciudadanos a “votar por el presidente Trump”.

Durante su charla con Fox, Ed Mullins, realizó un pedido especial a los votantes, destacando que esta no es una elección cualquiera entre dos personas, sino que se está eligiendo entre dos modelos de vida para Estados Unidos, y particularmente tendrá resultados completamente diversos en las fuerzas policiales. 

Mullins recordó el apoyo total recibido por la administración Trump hacia los agentes de policía, en contraposición al candidato demócrata Joe Biden quien “abandonará, desfinanciará y acusará políticamente a los agentes de policía”.

“La Administración Trump tiene un historial indiscutible de apoyo a los agentes de policía en un momento en que muchos otros segmentos de la sociedad nos están abandonando o atacándonos abiertamente”, dijo Mullins.

Le recomendamos:

 

El presidente del SBA recordó que la administración Trump ha rechazado, y revertido en algunos casos, políticas irresponsables de algunos gobiernos estatales demócratas que van desde ciudades que liberaron a decenas de delincuentes peligrosos, hasta esfuerzos para negar a los oficiales el uso de elementos de seguridad como chalecos antibalas.

El gobierno demócrata de Nueva York, encabezado por el gobernador Andrew Cuomo y el alcalde Bill de Blasio, respaldaron leyes que el sindicato percibe como anti-policía y pro-delincuentes.

Según informó el NY Post durante el año pasado, el gobernador y la Legislatura Estatal de Nueva York han reformado leyes de justicia penal que incluyen, por ejemplo, la divulgación de registros disciplinarios internos de las fuerzas policiales, incluso antes de ser probados.  Según el alegato de una demanda realizada por la policía de Manhattan, “destruirá absolutamente la reputación y la privacidad – y pondrá en peligro la seguridad – de muchos de esos bomberos y oficiales”.

En agosto de 2020, De Blasio y el Concejo Municipal aprobaron una ley que limita el accionar policial y el uso de la fuerza y maniobras para contener a los sospechosos que se resisten al arresto. También realizaron recortes en el presupuesto de la policía de Nueva York.

El asesinato de George Floyd provocó una respuesta nacional sin precedentes que incluyó algunas protestas pacíficas, y muchos enfrentamientos violentos con policías, incidentes de saqueos, destrucción de espacios públicos y demandas de los activistas para “desfinanciar a la policía”. 

Este último reclamo fue bien recibido por los gobernantes demócratas en todo el país. Quienes comenzaron un proceso de recortes y transferencia de fondos provocando un desfinanciamiento de las fuerzas policiales que, en muchos casos, posibilitó el aumento exponencial de la delincuencia y la violencia en las calles. 

En este sentido, el alcalde Bill de Blasio se comprometió en junio a transferir una cantidad no especificada del presupuesto anual de 6 mil millones de dólares de la policía de Nueva York a “iniciativas juveniles y servicios sociales”, diciendo: “La vigilancia es importante, pero las inversiones en nuestra juventud son fundamentales”. Según informó Fox News, en julio el alcalde cumplió con su promesa y oficializó el recorte de 1.000 millones de dólares.

El presidente Trump fue totalmente crítico con estas medidas. Y se mantuvo firme en que la postura de no respaldar a las fuerzas del orden nunca puede ser una opción para terminar con el crimen y la inseguridad. Incluso en reiteradas ocasiones advirtió a las autoridades de Nueva York que enviaría si era necesario oficiales federales para ayudar a restablecer el orden.

Andrés Vacca – BLes.com