Redacción BLes– Los sindicatos de maestros de Chicago amenazaron con una huelga total en caso que la alcaldesa Lori Lightfoot insista en que los maestros de las escuelas públicas reanuden el aprendizaje en persona. Los maestros le están quitando la posibilidad a miles de niños y adolescentes de volver a reencontrarse tras un año de cierre, priorizando su lucha política e intereses particulares.

El Sindicato de Maestros de Chicago (CTU por sus siglas en inglés) está listo para la huelga, tras una orden de la alcaldesa Lori Lightfoot instando a que los maestros regresen al aprendizaje en persona en sus aulas, reportó Breitbart.

Los sindicatos y las autoridades gubernamentales no se pudieron poner de acuerdo aún en comenzar las clases presenciales luego de casi un año de permanecer prácticamente cerradas. Ante el comunicado de la alcaldesa Lightfoot de que las clases deberían comenzar, los sindicatos amenazaron con una huelga total, que incluiría también la negativa a brindar clases virtuales.

Según el informe, se ordenó a los maestros de escuelas primarias y secundarias que se reporten a las escuelas el lunes para enseñar a sus estudiantes de forma remota mientras continúan las negociaciones. En caso de que se nieguen a presentarse a trabajar, CPS les impedirá enseñar de forma remota y se les descontará parte de su sueldo.

“Tras  la noticia, el sindicato de maestros votó a favor de la huelga en caso de que sus miembros quedan excluidos o sancionados”, informó el Times.

Los maestros respaldados por el sindicato, utilizan como argumento sus preocupaciones de seguridad debido a la pandemia del virus PCCh, para negarse a dar clases dentro de los edificios escolares, lo que está impidiendo que cerca de 400 mil niños y jóvenes puedan tener acceso a la educación y relación con sus compañeros.

Paralelamente, la propia directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., Rochelle Walensky aseguró el viernes que no existen argumentos científicos para que permanezcan cerradas las instituciones educativas y citó nuevos estudios que lo avalan. 

Le recomendamos:

“Los CDC continúan recomendando que las escuelas K-12 sean el último lugar en cerrar y las primeras en reabrir”, aseguró Walensky en una conferencia de prensa 

Walensky continuó diciendo que los datos sobre los que están trabajando recopilados de las escuelas en funcionamiento, campamentos de verano y otros espacios donde participan niños y adolescentes, aseguran que no solo tienen tasas disminuidas de síntomas, sino que también las tasas de transmisibilidad son bajas.

El exdirector de los CDC durante la administración Trump, Dr. Robert Redfield, ya en noviembre del 2020 aseguró que las escuelas durante la pandemia del virus del PCCh deben permanecer abiertas, porque son “el lugar más seguro para los niños desde diversos aspectos”.

Esta postura es la que defendió el expresidente Trump, mientras que la izquierda y los demócratas defensores de cuarentenas interminables, han intentado boicotear desde el comienzo de la pandemia. 

Redfield apuntó a que aquellos que defienden el cierre de las escuelas sólo lo hacen basándose en “cuestiones emocionales” o intereses políticos, pero no desde una base científica o datos concretos.

“Estoy aquí para decir claramente que los datos apoyan firmemente que K-12 (alumnos de escuela primaria), así como las instituciones de educación superior, realmente no es dónde estamos teniendo nuestros problemas”, aseguró.

Por lo cual, hay sobrado argumento para afirmar que en Chicago los niños están viendo perjudicada tanto su educación como sus relaciones sociales, algo fundamental para su desarrollo como personas y futuros trabajadores de los Estados Unidos.

Andrés Vacca – BLes.com