Redacción BLesTras el escándalo de corrupción divulgado por el New York Post, que involucra al candidato demócrata presidencial, Joe Biden, y a su hijo Hunter siguen apareciendo negocios controvertidos en los que este participó.

El presente caso involucra la transferencia de 3 millones de dólares de los contribuyentes a la empresa de Hunter Biden, y surge de nuevo porque el banquero del KeyBank, Don Graves, que la propició se unió a Joe Biden, como asesor en su precipitado y aún ilegítimo equipo de gobierno de transición, según Breitbart del 12 de noviembre.  

A pesar de que Biden se apresuró a autoproclamarse ganador de las elecciones, las pruebas de fraude son cada vez más numerosas.

Hay abundantes irregularidades en el conteo de votos electorales, incluso con evidencia de robo de votos que le pertenecían al presidente estadounidense, Donald Trump, y se los asignaron a Biden.

Estas justas reclamaciones de Trump tendrían una resolución a su favor, lo que le dará amplias probabilidades de reelección.

Sin embargo, a pesar de no haber ninguna conclusión sobre los resultados electorales, Biden hace caso omiso a las cada vez más evidentes pruebas de fraude y se muestra activo armando su equipo de gobierno, aunque hasta el momento no sea legítimo.

Le recomendamos:

Las relaciones de la familia Biden con Graves se iniciaron cuando el banquero pasó a trabajar para Biden mientras este desempeñaba el cargo de vicepresidente de Obama, y desde entonces ha permanecido muy junto a ella.

En diciembre del 2013 Graves actuaba como subsecretario adjunto del Tesoro, y ayudó a transferir cerca de 3 millones de dólares de los contribuyentes a la empresa Rosemont Seneca Technology (RST) Partners de la que eran socios Hunter y Devon Archer.

Ese dinero era parte de una iniciativa público privada en la que también invertía dinero el estado de Hawai, a través de la Corporación de Desarrollo Estratégico de Hawai (HSDC) con el fin de proporcionar capital inicial para nuevas empresas de tecnología.

El convenio contemplaba que ambas partes aportaran 5 millones de dólares cada una, y de allí se invirtió en un fondo de capital de riesgo con sede en Hawai, llamado mbloom.

No obstante, a los pocos meses mbloom se vio envuelta en un escándalo que llevó a Hunter y a Archer a cederla a otra empresa vinculada al HSDC, y en el 2016 se cerró definitivamente. 

Los hechos de corrupción publicados por el New York Post que vinculan a Joe Biden y a su hijo fueron desvirtuados por los medios, quienes también fueron los que se apresuraron a designar prematuramente a Biden como el ganador en la contienda electoral, sin ningún fundamento.

Ahora, mientras el equipo legal del presidente estadounidense, Donald Trump, interviene la compleja red de fraude electoral, se van aclarando algunas situaciones, y los votos que fueron transferidos de manera irregular a Biden son regresados a Trump.

Las perspectivas sobre quién será el presidente de Estados Unidos para el próximo período de cuatro años se van haciendo más favorables para Trump.

Así lo publica The Gateway Pundit del 10 de noviembre: “el Presidente Trump está ganando las elecciones presidenciales del 2020”, de acuerdo con sus cálculos al considerar las cifras de los estados confirmados, las de los estados que son investigados y las de los que tienen casos ante los tribunales. 

José Hermosa – BLes.com