El último en fugarse fue el lanzador Yeinel Zayas, quien abandonó la delegación sin dejar rastro. Cuba acusó a Estados Unidos de la ola de deserciones de sus beisbolistas.

El equipo Cuba sufrió una nueva baja en el Campeonato Mundial sub-23 de béisbol. Esta vez, fue el lanzador Yeinel Zayas quien abandonó la delegación sin dejar rastro. De esta forma, ya son siete los jugadores cubanos que desertan del encuentro deportivo realizado en el estado de Sonora, México.

El periodista Francys Romero notificó en Twitter de la huida del pelotero. De acuerdo con el comunicador, este se retiró del hotel donde se hospedaban «alrededor de las 7:45 am hora de México». «El bus de Cuba se encuentra a punto de partir hacia el Estadio Yaquis y Zayas no está entre los jugadores. La nómina de Cuba se reduce a 17», informó Romero.

Por su parte, fuentes cercanas a la selección confirmaron al portal Pelota Cubana que la fuga se registró la mañana de este martes.

Hace unos días, el equipo también enfrentó la retirada de varios de sus miembros. Entre ellos, los lanzadores Luis Dennys Morales, Uber Mejías y Dariel Fernández. En ese orden, ocurrió lo mismo con el receptor Loidel Rodríguez, el jardinero Reinaldo Lazaga y Diasmany Palacios, jugador de cuadro.

Lazaga, Fernández y Palacios se escaparon el mismo día, rompiendo el récord del mayor abandono en una delegación de béisbol cubana, según afirmó Romero. Coincidentemente, la más numerosa hasta el momento también había sido en México, en 1996. En aquel entonces, desertaron cinco jugadores cubanos de la Copa de Clubes Campeones.

Tras la retirada de Zayas, la periodista y directora de 14ymedio, Yoani Sánchez, afirmó que ahora «habrá que empezar a contar a los (jugadores cubanos) que quedan».

Reacciones tras las fugas

Eriel Sánchez, mánager de la selección, intentó bajarle el perfil a las masivas fugas. «No hay situación. No hay problema ninguno», aseguró ante la televisión cubana el pasado 26 de septiembre. «Hay un equipo bien, un grupo de dirección y una delegación completa que vamos a estar en posición de los resultados», indicó en aquella ocasión.

Previo a su llegada a México, Sánchez declaró que no bastan las buenas condiciones deportivas de los peloteros para representar a la isla. También afirmó que es necesario que sean «patriotas». «Hay muchos parámetros que medir. No solo es mirar para cuánto bateó, para cuánto lanzó, o para cuanto fildeó; hay otros aspectos como la disciplina y el patriotismo», señaló en una entrevista con Cubadebate.

Días antes, el director técnico cubano se desligó de la responsabilidad por la exclusión de Cousín y Tur a la Comisión Nacional. «Es bueno que la afición conozca que la selección de esos jóvenes no fue mía», sostuvo.

Quien también ha evadido sus obligaciones ha sido el propio régimen cubano, quien culpa a EEUU por las fugas de los deportistas. Según el Instituto Nacional de Deportes Educación Física y Recreación (Inder) de Cuba la marcha de los peloteros «confirma el cinismo con que la administración de Trump anuló el acuerdo». Asimismo, aseguró que esto se trata de una «desventaja cruel que impide el flujo natural a los circuitos de esa organización».

El acuerdo al cual se refiere la entidad data de diciembre de 2018. En él, la Federación Cubana de Béisbol y las Grandes Ligas firmaron un pacto que permitiría a los beisbolistas jugar en la MLB sin tener que abandonar ni su familia ni su país. No obstante, el convenio fue disuelto cuatro meses después de su implementación, durante el gobierno de Donald Trump. Actualmente este se mantiene bloqueado.

Frente a esto, el Inder señaló que su anulación «estimula el tráfico de atletas en defensa de intereses políticos».

María José Olea Álvarez – Panam Post

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.