Redacción BLes– Senadores republicanos exigieron a Netflix que explique su decisión de adaptar una trilogía escrita por un negador del genocidio uigur por parte del régimen comunista chino.

A través de una carta, congresistas como Marsha Blackburn (Tenn.) y Rick Scott (Fla.), entre otros, están sumando apoyo contra el plan del gigante del streaming de adaptar “Three-Body Problem”, una serie de ciencia ficción del autor chino Liu Cixin.

En una entrevista con New Yorker el año pasado, Cixin defendió la brutal represión de los uigures musulmanes por parte del Partido Comunista chino (PCCh) argumentando que esta minoría religiosa representaba una amenaza terrorista.

Diversos informes han documentado cómo cientos de miles de uigures han sido recluidos en campos de trabajo forzado en Xinjiang para que renuncien a su creencia, en el marco de las persecuciones religiosas que ocurren bajo el régimen comunista chino.

“El Partido Comunista Chino (PCCh) está cometiendo atrocidades en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang (XUAR)”, se lee en la carta fechada el 23 de septiembre y que también fue firmada por los senadores Martha McSally (R., Ariz.), Kevin Cramer (R., N.D.), y Thom Tillis (R., N.C.).

Netflix anunció sus planes a comienzos de este mes comunicando que, inclusive, también contrató a Liu como “productor consultor” para la adaptación de la trilogía al inglés.

“Lamentablemente, varias empresas estadounidenses siguen permitiendo activa o tácitamente la normalización o la excusa de estos crímenes. La decisión de producir una adaptación de la obra del Sr. Liu puede considerarse como tal normalización”, afirmaron los senadores republicanos.

Si bien los congresistas no pidieron la cancelación total de la adaptación, preguntaron a Netflix si la empresa “echaría un ojo crítico” al proyecto.

“Mientras el Congreso considera seriamente los crímenes sistémicos llevados a cabo contra los uigures, tenemos preocupaciones significativas con la decisión de Netflix de hacer negocios con un individuo que está repitiendo como un loro la peligrosa propaganda del PCCh”, decía la carta.

“Frente a tales atrocidades en XUAR, ya no existen decisiones corporativas de complacencia, solo complicidad”, afirmaron los congresistas.

Los vínculos entre Hollywood y el régimen comunista chino

La colaboración de Netflix con Liu refleja la voluntad de Hollywood de abastecer al mercado chino, “incluso si esto significa hacer la vista gorda a los abusos de los derechos humanos del país”, destaca el periodista Yuichiro Kakutani de The Washington Free Beacon.

Ejemplo de ello es la reciente remake de Mulan de Disney, producción que incluso agradeció en los créditos de cierre a las autoridades de Xinjiang, algunas de las cuales están directamente implicadas en la represión de los uigures, como la Oficina Municipal de Seguridad Pública de Turpan.

Inclusive, Hollywood ha cambiado a sus estrellas de lugar en los afiches de promoción de sus películas en corcondancia con el pedido de las autoridades chinas, llegando a hacerlo por temas raciales, tal como han denunciado algunos de sus propios artistas, como John Boyega.

Netflix y los demócratas

Bela Bajaria estaba a cargo del “contenido internacional” cuando Netflix ordenó la adaptación de la obra de Liu.

De hecho, según un reporte reciente de Wall Street Journal, Bajaria supervisa todas las series originales de Netflix en todo el mundo.

Cabe mencionar que Bajaria es una megadonante de la campaña de Joe Biden: ha dado 500.000 dólares a un grupo afiliado al candidato demócrata.

Ella y su marido, Doug Prochilo, fueron los anfitriones de un evento de recaudación de fondos de Biden, encabezado este mes por la candidata a la vicepresidencia Kamala Harris. 

Prochilo, que también es un prolífico donante de Biden, borró su cuenta de Twitter después de que el Free Beacon informara de que había twitteado comentarios denigrantes sobre las mujeres republicanas.

“Cállate, delincuente inmigrante ilegal”, twitteó Prochilo en julio, refiriéndose a la Primera Dama Melania Trump.

Miguel Diaz – BLes.com