Redacción BLes – El juicio político contra el presidente estadounidense Donald Trump podría experimentar un giro inesperado si el proceso llega al Senado (que cuenta con mayoría republicana).

Los principales senadores republicanos señalaron el martes que el bloque partidario podría optar por no llamar a ningún testigo si los demócratas de la Cámara de Representantes, donde comenzó la investigación para la eventual destitución, votan a favor de impugnar al presidente Trump.

En efecto, el Washington Examiner habló con varios legisladores del Partido Republicano que plantearon la posibilidad de llamar a pocos o inclusive ningún testigo.

El senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, anticipó que quiere evitar que el proceso “dure más de lo necesario”.

“Quiero terminar con esto”, apuntó el presidente del Comité de Justicia.

El senador republicano de tercer rango John Barrasso (Wyoming) se manifestó en el mismo sentido exponiendo que cree que después de que los demócratas de la Cámara de Representantes y la Casa Blanca hayan presentado sus argumentos al comienzo del posible juicio en el Senado, la mayoría de los miembros estarán, de hecho, “listos para votar y no necesitaran más información”.

“Mucha gente tiene su decisión tomada”, añadió.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, confirmó a Reuters que en ese punto del juicio, se podrían dar dos escenarios posibles: “Por el camino de llamar a testigos y básicamente tener otro juicio”, o una mayoría de senadores que se reúnen y deciden “que han escuchado lo suficiente y creen que saben lo que sucederá y que podrían votar” sobre los dos artículos de impugnación que podría enviar la Cámara de Representantes la semana que viene.

Tanto The Examiner como Reuters aclararon que no hay indicios de que el Senado, con mayoría republicana, pueda votar a favor de impugnar al presidente Trump.

Si bien el proceso de destitución comenzó en agosto, aún no se ha presentado prueba ni testigo alguno que corrobore la premisa de los demócratas: que el presidente Trump presionó a su homólogo ucraniano Volodímir Zelenski durante una llamada telefónica el 25 de julio para que este investigue al hijo de su eventual rival político en las elecciones de 2020, el demócrata Joe Biden.

Por el contrario, la Casa Blanca publicó la transcripción real de la llamada donde se observa que si bien se mencionó el tema, no hubo ningún tipo de amenaza. El propio presidente Zelenski posteriormente lo aclaró en varias oportunidades.

Por otro lado, el proceso de destitución experimentó un auténtico ‘efecto boomerang’ contra los demócratas al exponer cómo el exvicepresidente de Barack Obama, Joe Biden, presionó al entonces presidente de Ucrania Petró Poroshenko para que cierre una causa judicial que investigaba un megacaso de corrupción que involucraba a su hijo, Hunter Biden.

En este marco, hay expectativa sobre lo que realmente pasará en los próximos días ya que el propio presidente Trump ha dicho en más de una ocasión que los republicanos podrían llamar a testificar, a diferencia de lo ocurrido en la Cámara Baja, a figuras claves vinculadas al Partido Demócrata.

El mandatario adelantó que podrían citar, entre otros, al presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, al exvicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter y a la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, entre tantos otros.

“Revelaremos, por primera vez, cuán corrupto es realmente nuestro sistema”, dijo Trump la semana pasada.

“Fui elegido para ‘drenar el pantano’, ¡y eso es lo que estoy haciendo!”, agregó el mandatario en su cuenta de Twitter.

[súmate a nuestro grupo “Hispanos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: Clinton-China: La verdadera colusión (Parte 1)

videoinfo__video2.bles.com||732de8603__

Ad will display in 09 seconds