La secretaria de prensa evitó mencionar a los hermanos Castro o al actual dictador Miguel Díaz-Canel. En su lugar dijo que son “expresiones espontáneas” de los cubanos frente a la “mala gestión económica”

Las protestas en Cuba sin duda están llamando la atención del mundo. Por primera vez desde el recordado «Maleconazo» de 1994 la población sale a las calles para exigir «libertad» ante la dictadura castrista. Sin embargo, puede que el Gobierno de Joe Biden esté viendo los hechos desde la perspectiva de su tibia política exterior frente a los regímenes autoritarios.

Recientemente la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, aseguró que se trata de «expresiones espontáneas» de personas cansadas de la «mala gestión económica» y «represión» de Cuba. Pero no hubo mención directa del régimen comunista liderado por los hermanos Castro y preservado por Miguel Díaz-Canel. Todos señalados por violaciones a derechos humanos, persecución de la disidencia, desabastecimiento, restricciones económicas y nulo poder adquisitivo.

Posteriormente, fue consultada por el hecho de que horas antes el Gobierno de Biden había afirmado que las protestas en Cuba se debían «aumento de casos, muertes de COVID y escasez de medicamentos». En su respuesta no hubo certezas, se limitó a afirmar que desde la administración demócrata «siguen evaluando los motivos» que están llevando a los cubanos a enfrentarse a las fuerzas represivas.

La isla está atravesando horas tumultuosas. Díaz-Canel —durante una aparición televisada— hizo un llamado a sus seguidores para el «combate». Mientras que la población se concentra en puntos como el Capitolio en La Habana y en localidades como San Antonio de Los Baños, Güira de Melena y Alquízar en la provincia occidental de Artemisa. Los relatos indican que incluso la señal de internet está siendo interrumpida para evitar que el mundo conozca lo que está pasando.

Silencio entre los demócratas de EEUU

Fue la subsecretaria interina del Departamento de Estado de EE. UU., Julie Chung, quien hizo la afirmación de que las protestas se debían a la falta de vacunas y medicamentos. «Las protestas pacíficas están creciendo en Cuba mientras el pueblo cubano ejerce su derecho de reunión pacífica para expresar su preocupación por el aumento de casos / muertes de COVID y escasez de medicamentos. Encomiamos los numerosos esfuerzos del pueblo cubano para movilizar donaciones para ayudar a los vecinos necesitados», escribió.

Las respuestas fueron inmediatas. «Eso NO es contra lo que están protestando. Se llama estar harto del gobierno NO «preocupación por el aumento de casos / muertes por COVID». Electricidad, comida – TODO. Compruébelo usted misma», dijo un usuario de Twitter.

Esta omisión a la realidad cubana también es evidente desde los voceros demócratas del Congreso estadounidense. Fox News indicó que envió correos electrónicos a las representantes Ilhan Omar, Alexandria Ocasio-Cortez y Rashida Tlaib sin obtener respuesta.

También le recomendamos: Policía arrepentido denuncia la sustracción forzada de órganos en China (Video)

Ad will display in 09 seconds

Ellas, conocidas como «el escuadrón», defienden medidas de corte socialista como la lucha racial como bandera política, sistema de salud gratuito o la reforma del sistema judicial. No obstante, el silencio reina cuando se trata de la deplorable situación del país caribeño y el reclamo de sus habitantes.

El senador Bernie Sanders manifestó que apoya «el derecho de la gente a protestar por una economía decente y por la libertad política».

¿Y qué dijo Joe Biden?

Apeló a argumentos imprecisos. Su comunicado difundido vía Twitter nunca se refiere a las palabras comunismo o socialismo. Tampoco menciona al actual dictador o a sus antecesores, Raúl y Fidel Castro. Se limita a pedir al régimen cubano que «escuche» a su pueblo.

«El pueblo cubano está haciendo valer derechos fundamentales y universales. Esos derechos, incluido el derecho a la protesta pacífica y el derecho a determinar libremente su propio futuro, deben respetarse», reza parte del texto.

Durante las últimas horas, EE. UU. dijo estar preocupado por el exhorto de Díaz-Canel contra las protestas. Julie Chung también hizo una llamada a la «calma» y condenó «cualquier tipo de violencia». Hasta los momentos no ha habido mayores novedades desde el Gobierno estadounidense, pero medios de ese país lo han bautizado como «el tercer mandato de Obama» por ocultar u omitir acontecimientos extranjeros en beneficio propio.

Oriana Rivas – Panampost.com

Temas: