Redacción BLesLa demócrata Nancy Pelosi, desde 2019 se desenvuelve como presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y podría dejar su cargo luego de las elecciones de medio término en 2022. Esto ha provocado un verdadero revuelo dentro del partido y ya comenzaron las disputas entre los sectores de izquierda radical y los más conservadores.

La Cámara de Representantes se está preparando para un cambio de liderazgo, lo cual podría implicar un quiebre total en la estructura del partido Demócrata. La carrera política de la presidenta, Nancy Pelosi, aparentemente está llegando a su fin y según reportó el Washington Post las maniobras para reemplazarla ya comenzaron a desplegarse dentro del partido.

Los demócratas de extrema izquierda y los más asociados al centro ya habrían comenzado una serie de disputas para preparar el terreno ante una eventual vacante en la presidencia de la Cámara.

Según informó el Post, el Representante Hakeem Jeffries por Nueva York es el principal candidato para convertirse en el próximo líder demócrata, pero las maniobras por el poder recién habrían comenzado.

Los demócratas en la Cámara están divididos entre aquellos fieles a la administración Biden y los de izquierda más radical quienes han expresado en reiteradas ocasiones su malestar para con el Presidente por no haber cumplido estrictamente sus demandas, tal como en muchos casos lo había prometido durante la campaña.

“Quienquiera que sea, espero que adopten posiciones progresistas y también escuchen al grupo amplio y generen consenso”, dijo la Representante de extrema izquierda Ro Khanna (D-CA), quien se rumorea es otra de las principales candidatas para reemplazar a Pelosi.

El representante del establecimiento Bradley Schneider (D-IL) destacó que el objetivo del rol del Presidente de la Cámara tiene que ser “mantener la unidad a pesar de las diferencias” dentro del partido demócrata, siguiendo la línea de pensamiento de Pelosi.

Por otro lado, la presidenta del Comité de Negros del Congreso, la representante Joyce Beatty (D-OH), le dijo al Post que le gustaría ver a un estadounidense negro como presidente de la Cámara, poniendo de este modo también presión desde los sectores de izquierda que se embanderan con las políticas de igualdad racial.

Quien reemplace a Pelosi se enfrentará a la abrumadora tarea de presidir el cada vez más tenso debate sobre si los demócratas serán el partido de la izquierda radical o de una coalición de centro izquierda que pueda atraer a un segmento más amplio de Estados Unidos en la lucha con una política cada vez más populista que pretende enfrentar al conservadurismo

Las especulaciones entre los diversos sectores dentro del partido demócrata están basadas en la promesa realizada por Pelosi en 2018 cuando aseguró que ese sería su último mandato como oradora.

Desde ese entonces hasta la actualidad no ha vuelto a hacer declaraciones públicas sobre el asunto, pero cuando se le consultó tampoco lo ha negado. 

Pelosi es congresista desde 1987 y con 81 años de edad ha logrado mantener la unidad dentro del Partido Demócrata a pesar de las grandes divergencias. Con cierta mano dura hizo prevalecer la homogeneidad a la hora de votaciones clave, a pesar de que muchas veces algunos sectores no estaban a favor. Si bien no está nada confirmado, internamente se espera que esté llevando a cabo los últimos meses en su rol como presidenta de la Cámara de Representantes. 

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.