Redacción BLesSegún informaron altos funcionarios, el presidente Trump junto con su equipo, estarían planificando nuevas medidas apuntadas a bloquear el avance del régimen chino en el mundo comercial y militar. Se espera que las medidas se implementen en las próximas semanas e irán en línea con las políticas de endurecimiento contra los atropellos del régimen comunista chino a escala global. 

Acorde a lo reportado por el medio Axios, el presidente Trump promulgará una serie de políticas de línea dura en las próximas 10 semanas para cimentar su legado frente a los abusos del régimen chino. 

La administración Trump, planea sancionar o restringir el comercio con más empresas de origen chino, entidades gubernamentales y funcionarios, que presuntamente tengan complicidad en violaciones de derechos humanos en Xinjiang y Hong Kong, o por amenazar la seguridad nacional de Estados Unidos.

Las acciones bajo consideración incluyen, proteger la tecnología estadounidense de la explotación por parte del ejército del régimen chino, contrarrestar la pesca ilegal y más sanciones contra funcionarios o instituciones del Partido Comunista que provoquen abusos en Hong Kong o en la región occidental de Xinjiang, dijo el funcionario, sin proporcionar mayores detalles.

La noticia sobre nuevas acciones contra el régimen chino se dio a conocer a menos de una semana de que la administración Trump, mediante una orden ejecutiva, tomara medidas enérgicas contra las inversiones estadounidenses en empresas chinas. 

Con las recientes medidas se busca prohibir que empresas civiles chinas con conexiones con el ejército del Partido Comunista Chino (PCCh) puedan cotizar en la bolsa de valores de los Estados Unidos. 

Le recomendamos:

De este modo, se pretende evitar que los inversores locales proporcionen fondos a estas firmas a través de vehículos de inversión institucional pasiva, y colaboren, sin saberlo, con el desarrollo del ejército del PCCh y su aparato de inteligencia.

El objetivo de este nuevo golpe de la administración Trump al régimen comunista chino, es que la gran cantidad de empresas chinas conectadas a su ejército y aparato de inteligencia, no sean financiadas por capitales privados estadounidenses.

Esta medida afectó a por lo menos 31 empresas de telecomunicaciones, entre las cuales figuran: Huawei, Telecomunicación China, China Móvil, el fabricante de equipos de vigilancia Hikvision y Sinochem, considerado crucial para la modernización del Ejército Popular de Liberación de China (EPL).

Recientemente, según lo informado por el medio SCMP, el gobierno de Estados Unidos, también ha emitido nuevas sanciones contra cuatro funcionarios gubernamentales del régimen chino considerados responsables de una ofensiva contra los activistas a favor de la democracia en Hong Kong. De este modo se ha ampliado la lista que también apunta contra la propia directora ejecutiva de la ciudad, Carrie Lam Cheng Yuet-ngor, en respuesta a una ley de seguridad nacional impuesta allí. 

Estas acciones por parte de la administración Trump, que afectan a los funcionarios del régimen, van en línea con el rechazo absoluto contra la nueva ley de Seguridad Nacional declarada abiertamente por la administración Trump.

De acuerdo con las recientes declaraciones de funcionarios de la administración Trump, las medidas se podrían profundizar en las próximas semanas buscando afectar a más firmas y a más funcionarios del PCCh. Las medidas también apuntarían contra la pesca ilegal del régimen chino en todo el mundo.

El presidente Trump fue determinante cuando presentó su reciente Orden ejecutiva: “la República Popular China (RPC) está explotando cada vez más el capital de los Estados Unidos para obtener recursos y permitir el desarrollo y la modernización de sus aparatos militares, de inteligencia y de seguridad. Provocando que la República Popular China amenace directamente a la patria de los Estados Unidos y a las fuerzas estadounidenses en el extranjero”.

Andrés Vacca – BLes.com